SHARE

Una falla de Valencia recupera la tradición del Correfoc, cuyo origen se remonta a la Edad Media

· El historiador Vicent Arturo Moreno, doctor en Comunicación Audiovisual y licenciado en Arqueología e Historia del Arte por la Universitat de València, ha asesorado a la comisión en la organización del acto.

· Arturo Moreno participó en varios proyectos de la Consellería de Cultura y la UNESCO con motivo de la declaración de las Fallas como Bien Inmaterial de la Humanidad

· Durante dos meses, la falla Doctor Olóriz Fabián y Fuero ha realizado talleres artesanales con material reciclado para construir la decoración del parador

El próximo viernes 16 de marzo de 2018 la Falla Doctor Olóriz-Fabián y Fuero se trasladará a la Edad Media con el objetivo de recuperar una de las tradiciones mediterráneas. Para la organización del evento, la comisión ha contado con el asesoramiento de Vicent Arturo Moreno, doctor en Comunicación Audiovisual y licenciado en Arqueología e Historia del Arte por la Universidad de Valencia. “Els Correfocs se relacionan con algunas procesiones religiosas que tenían una gran parte de representación teatral”, apunta el experto. “A partir del siglo XV las procesiones de la Corona de Aragón se hacen más complejas, participa más gente y se hacen más litúrgicas y contienen más mensajes”, hasta que van desapareciendo a principios del XVII cuando la Contrarreforma Católica prohíbe ciertas prácticas que consideraban “poco adecuadas. En definitiva, eliminan parte de la diversión y del juego mediterráneo”.

El historiador asegura que el Correfoc no es antecedente de Las Fallas. “Aunque ambos utilizan el fuego como elemento común, los orígenes son distintos: los correfocs tienen la génesis en las imágenes medievales apocalípticas que aparecían de vez en cuando para recordar la fragilidad de la vida. Sin embargo, las Fallas son una evolución de la hoguera humilde”.

Los Casales, lugares mágicos

Arturo Moreno califica a los Casales de Falla como “vértice fundamental de la actividad ciudadana, y son un catalizador cultural y lúdico extraordinario. El asociacionismo en la ciudad de Valencia pasa necesariamente por los Casales, esos lugares mágicos donde se construye una sociedad cada día más culta, cívica, solidaria y vitalmente sana”. “Por eso –continúa el experto- incorporar tradiciones y el patrimonio propio a la actividad del Casal es fundamental para que la estructura social festiva también crezca en participación y sea consciente de que la Fiesta de las Fallas de Valencia es un movimiento que avanza, evoluciona, se transforma y recupera con respeto su pasado para enriquecer la sociedad y la fiesta.

El acto se dividirá en varias partes. La cena se preparará al aire libre, al fuego y se cenará en el parador decorado con el trabajo de los falleros que han pasado los últimos dos meses trabajando y cosiendo materiales reciclados. Los ropajes se han diseñado siguiendo las instrucciones de Arturo Moreno sobre los gremios representativos de la sociedad medieval valenciana.

Al terminar la cena, tendrá lugar un espectáculo de danza y una exposición audiovisual, a lo que le seguirá un pasacalle que terminará con el Correfoc, todo amenizado con música en directo.