Compartir

El rally de coches de l’ Antigor se ha convertido en un clásico dentro del mundo de las Fallas.

Alrededor de 30 coches antiguos y clásicos participan desde hoy hasta el próximo domingo en la 46 ronda fallera de coches de l’ Antigor, un rally en el que se premia la regularidad y cuyo trofeo patrocina la Casa Real, que ha tomado la salida desde la plaza del Ayuntamiento de Valencia.

La edición de este año sirve además para conmemorar el medio siglo del vida del Club de Coches Antiguos de Valencia, entidad organizadora.

A lo largo de dos jornadas, decenas de vehículos con cerca de 90 años de historia -y en ningún caso posteriores a 1945- recorrerán diversas carreteras secundarias del sur de la provincia de Valencia en tramos cronometrados en los que primará la regularidad, en lugar de la velocidad.

Si la filosofía de la competición es diferente a la habitual, también lo es la estética de este singular rally, cuyos participantes, siguiendo la moda de las primeras décadas del siglo XX, lucen sombreros de fieltro, trajes a cuadros y pajaritas como complemento a los interiores de madera, tapizados de cuero, cromados y capotas retiradas.

Los vehículos participantes han sido exhibidos frente al Ayuntamiento de Valencia, donde han podido ser fotografiados y examinados de cerca por cientos de curiosos.

Allí, les recibieron las Falleras Mayores de Valencia 2016, Alicia Moreno y Sofía Soler, acompañadas de sus respectivas Cortes de Honor, el concejal de Cultura Festiva, Pere Fuset y el Vicepresidente del Club de Coches Antiguos, Jesús Gutiérrez.

Los ejemplares más antiguos, un Lancia y un Chevrolet de 1927 han compartido miradas con otros ejemplares unos años más jóvenes aunque espectaculares por sus dimensiones y estado de conservación, como dos Packard, varios Rolls-Royce, un Ford F100 y un Bentley de 1935 considerado la “joya de la corona” por la singularidad de su mecánica y la escasa producción.

Entre los clásicos, es decir, aquellos con más de 25 años de antigüedad y posteriores a 1940, los coches que más atención han despertado han sido un Buick GS 455 y un Austin Healey 3000, en estrecha rivalidad con dos prodigios de la tecnología del siglo XXI, como el Ferrari 458 Speciale y un Mercedes SLS AMG que utilizarán los organizadores.