Compartir

Ayer se llevó a cabo en Alzira una ponencia sobre el impacto de las fallas a nivel cultural, social, económico, solidario y referente a las nuevas tecnologías. El acto se celebró en el Salón de Plenos del Consistorio alzireño. Intervinieron en la parte social, Eduardo Juan Redal; en la cultural el archivero municipal y cronista oficial Aureliano Lairón; sobre patrimonio disertó el director del Museo Municipal de Alzira (MUMA) Agustín Ferrer; sobre el impacto económico de la fiesta de las fallas habló el asesor económico Joaquín Barber y en cuestión de nuevas tecnologías expuso sus razones Vicente Sanmartín. Cerraron el acto Vicent Buñoz, presidente de la Junta Local Fallera, e Isabel Aguilar, vicealcaldesa y concejal de Fiestas. La fallera mayor de Alzira del presente ejercicio Laura Gomar Daviu presentó y condujo esta ponencia a la que asistió, además de gente vinculada al mundo fallero y público, los concejales José Andrés Hernández, José Luis Palacios, Enrique Lahuerta, Chelo Martínez, Pepe Grau, Fernando Pascual y el alcalde de Alzira Diego Gómez.

La fiesta fallera mueve en Alzira, según el estudio realizado por Joaquín Barber, más de 10 millones de euros entre gastos y mano de obra relacionada con la fiesta, generando 175 puestos de trabajo directo y más de 1.000 indirectos. Por su parte, Aureliano Lairón habló de la cultura literaria que genera la fiesta asegurando que “las comisiones han editado hasta la fecha más de un centenar de libros, así como numerosos artículos publicados en los ‘llibrets’ que editan prácticamente todas las comisiones falleras”. También destacó las actividades culturales que realizan fallas como Plaça la Malva, con su Setmana Cultural.

En su ponencia, Eduardo Juan Redal puso de relieve las numerosas actividades solidarias que se llevan a cabo por parte de las fallas durante el resto del año como donaciones de sangre, recogidas de alimentos y ropa, además de actuaciones teatrales y musicales cuya recaudación ha ido a parar a fines y asociaciones benéficas. Más de 200.000 horas de trabajo que hacen a las fallas “verdaderas promotoras de solidaridad”.

Todo esto da forma a unas fiestas que hoy por hoy son reconocidas alrededor del mundo. Pero a partir de ahora, según Agustí Ferrer, “con la declaración de las fallas como Bien de Interés Cultural se abre un nuevo periodo en la historia de la fiesta. Antes hacíamos las fallas para nosotros, ahora hay que hacerlas también para el que viene de fuera”. El hecho de que la popularización de la fiesta se convierta en un reclamo turístico es lo que ha llevado a la JLF a desarrollar y presentar una nueva APP que Vicente Sanmartín ha ido explicando frente al proyector. “La idea de esta APP es que el visitante tenga toda la información en su móvil. Esta APP contiene la agenda, mapas y rutas, por lo que el visitante puede moverse por la ciudad orientado por el GPS y los mapas que contiene la aplicación”. Sanmartín también hizo un repaso por la página web de la JLF, mejorada recientemente, y a través de la cual se pudo seguir esta jornada por streaming.