Compartir

Hoy 29 de febrero ha sido un día especial y único para los valencianos. La fiesta fallera ha sumado fuerzas y ha disparado una mascletà para la UNESCO, para hacernos oír y reclamar, de la mejor manera que se puede hacer, que las Fallas sean declaradas Patrimonio Inmaterial de la Humanidad en 2016.

La magia del gran Vicente Caballer y más de 100.000 detonaciones han sido nuestro principal reclamo. Gracias a Amstel, el Ayuntamiento de Valencia y Junta Central Fallera la Plaza del Ayuntamiento de Valencia ha temblado con una mascletà única, de más de 5 minutos de duración, y un espectácular terremoto final.

Este año, “La catedral de la pirotecnia”, la Plaza del Ayuntamiento de Valencia, ha adelantado un día el calendario oficial de mascletàs de Fallas para acoger un espectáculo nunca antes visto. Las innovaciones técnicas del maestro pirotécnico Vicente Caballer y una cantidad descomunal de polvora han conseguido reproducir cada uno de los aspectos que más representan a nuestra fiesta: la música, los colores y las emociones que hacen únicas las Fallas.

A través del espectáculo pirotécnico, todos los valencianos y valencianas que se han acercado al centro de Valencia para disfrutar de la primera mascletà del año han podido sentir la evolución en el arte de la pirotecnia, seña de identidad de Las Fallas, para contar con pólvora los motivos que hacen a estas fiestas merecedoras del reconocimiento de la UNESCO.

“Senyor pirotènic, pot començar la mascletà”. Con estas palabras, como manda la tradición, las Falleras Mayores de Valencia, Alicia Moreno y Sofía Soler, acompañadas de sus Cortes de Honor y del Presidente de Junta Central Fallera, Pere Fuset, han sido las encargadas de dar comienzo a una mascletà con la que, sin duda, nos hemos hecho oír.