Compartir

La Falla Alqueries de Bellver – Garbí renueva al completo los fichajes para sus monumentos de 2017.

La realización del monumento infantil se ha confiado al joven artista Miguel Hernández, que con sólo 28 años ya carga con casi 15 años de experiencia. Comenzó compaginando estudios con trabajo en talleres, hasta que hace un año decidió debutar en solitario, obteniendo un exitoso ejercicio. Su objetivo este año es conseguir que su meticuloso trabajo sea reconocido.

Para el monumento mayor, la comisión ha fichado a Antonio Verdugo, artista reconocible por su estilo, que también carga con 15 años de experiencia. Sus líneas y pintura son una revelación: Trabaja un modelado sencillo, basado casi en figuras poligonales, combinado a la perfección con una pintura plana, sin excesos ni recargas.

La comisión agradece profundamente el buen trabajo realizado el anterior ejercicio para la falla grande por el artista Mario Gual, y la buena relación y compromiso de varios años con el artista Ximo Martí.