Compartir

Latorre y Sanz repiten la experiencia, esta vez junto a los valencianos PichiAvo

Si hay una fecha marcada en rojo en el calendario fallero esa es, sin duda, la de la plantà. Bien lo saben en los talleres de los artistas Latorre y Sanz que, junto a los valencianos PichiAvo, se encuentran en pleno proceso de creación de la Falla Municipal “Procés Creatiu” para que el día 15 de marzo esté todo listo. Les queda exactamente Mig Any.

Para que nos cuenten todos los detalles de su trabajo hemos visitado el taller Latorre y Sanz Artesanos en la Ciudad del Artista Fallero. Como se observa nada más entrar, en estos momentos se centran en seccionar todas las varetas que formarán el costillaje o estructura de la falla y “dentro de poco comenzarán a montar volumen”. Además, también están acabando de modelar en 3D algunas de las piezas que faltaban por definir.

Con respecto a las posibles modificaciones, el artista Pepe Latorre ha explicado que la falla se está plasmando “de una manera bastante fiel al boceto presentado”. No obstante, confirma que habrá una parte de la base del monumento dedicada al centenario del Valencia CF, un guiño que no estaba contemplado en el inicio. “Consideramos la propuesta porque es un club muy importante para la ciudad. Lo que sentimos es que no haya coincidido con el del Levante UD”, señala Latorre.

Creadores de la Falla Municipal en 2008 y en 2018, Latorre y Sanz se enfrentan con experiencia al encargo de este año ya que conocen de cerca cómo llevar adelante un proyecto de estas características. En referencia a las peculiaridades de plantar en la plaza del Ayuntamiento, Latorre señala que la ubicación “es uno de las singularidades que más les condiciona” ya que se trata de un espacio muy amplio pero que a su vez tiene una base limitada por las aceras. “Todo tiene sus ventajas y desventajas. Uno de los aspectos que más valoramos es la libertad de trabajo para poder crecer profesionalmente. Al no tener la presión del premio puedes arriesgar más y desarrollar nuevas ideas”, explica Latorre.

Proyección internacional

Precisamente este aspecto rompedor del que habla Latorre es el que aportan sus socios de trabajo, los grafiteros PichiAvo, con su capacidad de combinar referencias filosóficas y mitológicas del arte clásico con un tratamiento estético, conceptual y plástico del arte contemporáneo. Además, Latorre destaca que la colaboración de artistas de la categoría de PichiAvo “supone una gran oportunidad para la proyección internacional de las Fallas y de Valencia en general”, como ya sucedió el año pasado con la firma de Okuda San Miguel.

“Queremos demostrar que la falla puede albergar estilos artísticos muy diferentes. No hay extremos más evidentes que el grafiti y las piezas de arte clásico y nuestros compañeros PichiAvo lo conjugan a la perfección”, explica Latorre. Además, también destaca que su colaboración manifiesta que Valencia “es cuna de grandes artistas con renombre internacional”.

Con respecto a la responsabilidad de gustar al gran público, Latorre señala que el año pasado la crítica fue muy positiva y confía en que este año se repita el éxito. “Es obvio que no le puedes gustar a todo el mundo pero fueron muchas las personas que nos llamaron y escribieron para felicitarnos por el resultado”, comenta el artista.

En los meses que vienen continuarán montando caballetes y volumen para empezar a pintar en el mes de diciembre. No hay tiempo que perder porque, como dice el refrán, el tiempo vuela y en #MigAny ya están aquí las Fallas 2019.

¡Buen trabajo y adelante!

Fotografías: Armando Romero y Josep V. Zaragoza.