Compartir

Los positivos por alcoholemia se han reducido de 84 a 37, según el balance ofrecido hoy por la concejala de Protección Ciudadana del Ayuntamiento de Valencia.

El número de detenciones realizadas por la Policía Local de Valencia durante las Fallas ha bajado de 80 en 2015 a 58 ese año y los positivos por alcoholemia se han reducido de 84 a 37, mientras que las denuncias a particulares por mal uso de material pirotécnico han aumentado y se cifran en 86.

La concejala de Protección Ciudadana del Ayuntamiento de Valencia, Sandra Gómez, ha ofrecido hoy un balance de actuaciones en Fallas y ha destacado que las fiestas “se han desarrollado con absoluta normalidad y con menor número de incidentes” que en 2015.

Ha informado que de las 58 detenciones efectuadas, siete han sido de carteristas y el resto, por altercados o peleas, comportamientos incívicos, lesiones o el disparo de cohetes de salidas (conocidos popularmente como borrachos).

Además, se han realizado 188 denuncias por venta ambulante y se han decomisado unos 4.000 objetos como zapatillas y camisetas, mientras que las denuncias en locales de venta de comida han sido 120, con 10.000 kilos de productos perecederos incautados.

Los agentes han interpuesto 12 denuncias a locales por venta incorrecta de material pirotécnico y 86 a particulares, lo que según Gómez, “supone un aumento importante que hace necesaria una mayor concienciación”, además de tres denuncias por incumplimiento del horario de cierre de verbenas -en 2015 fueron 18-.

El 092 ha atendido un total de 4.468 llamadas durante los días de Fallas, y se han realizado 226 asistencias -intoxicaciones etílicas y lipotimias, entre otras- y se han puesto 4.611 denuncias relacionadas con la seguridad vial (desde el 1 de marzo).

Gómez ha destacado que la aprobación de las horas extraordinarias ha permitido que se pudieran atender más llamadas y tener en la calle 18 patrullas, en vez de las 7 del año pasado, lo que ha repercutido “en una mejor atención en los barrios”.

La concejala ha explicado que tanto las agrupaciones falleras, como los vecinos y hosteleros le han trasladado que este año “ha habido mejor atención policial” ante cualquier incidencia y ha destacado que “con menos agentes, se ha atendido mucho mejor las Fallas”.

Al respecto, ha avanzado que va a promover reuniones con todos estos sectores en abril y mayo ver en qué se puede mejorar “el bando de las Fallas de 2017”, para posteriormente, trabajar conjuntamente con todas las concejalías implicadas.

Uno de los aspectos que se tratará en estas reuniones será el botellón, que ha provocado quejas de la Federación de Vecinos y aunque según Gómez, es un asunto “complicado” porque en Fallas se permite consumir alcohol en la calle, ha dicho que quieren “mejorar el año que viene y aumentar el control”.

Respecto a los Bomberos, ha valorado que ha habido “más seguridad y accesibilidad” y ha apuntado que a parte de la quema de algunas papeleras, cuya cifra no ha concretado, de matorrales y una palmera, “no ha habido incidentes” y la cremà se desarrolló con “normalidad”.

Ha agradecido la labor de los 42 voluntarios de Protección Civil, que han prestado más de 3.000 horas de trabajo, en especial, los siete que durante los días de Fallas han dirigido el tráfico de peatones en la zona de Ruzafa, o los veinte que estuvieron en la cremà y ha propuesto hacerles un acto de reconocimiento.

Durante Fallas, Cruz Roja ha dispuesto de 203 voluntarios -algunos llegados de Alicante, Burgos, Málaga o León- para cubrir 46 actos, en los que han realizado 611 atenciones -60 % por lipotimias leves, 7 % heridas y 3 % quemaduras-, frente a las 671 de 2015, con 26 personas evacuadas, según ha informado en la misma comparecencia el vicepresidente de la institución en Valencia, Antonio León.