Compartir

Ana Garijo ha renunciado al cargo de Obrera Soltera apenas unos días después de haber sido escogida.

El pasado lunes 22 de agosto se conocían los nombres de las cuatro Obreras de las fiestas de Bétera para el año 2017. Dos chicas solteras y dos mujeres casadas, elegidas por las representantes del año anterior, y que el pueblo conoce con un pasacalle por la localidad para vivir el momento de la proposición en el mismo momento que se produce. Una de las elegidas como Obrera Fadrina, Ana Garijo, ha renunciado al cargo apenas días después de aceptarlo.

ana-garijo

Garijo ha argumentado en una carta colgada en su perfil de Facebook que en la presentación ante todo el pueblo y con las miradas fijadas en ella se sintió “muy incómoda” y al día siguiente no se encontraba “con fuerzas para continuar” al tener “la sensación de no ser ella misma siendo Obrera”. Para la joven beterana “la forma de ver la fiesta es trabajar por ella, más que ver como el resto trabajan mientras ella la representa”.

Ana Garijo ha dado las gracias a toda la gente que le ha apoyado en estos días: “a las obreras y majorals de 2017 y en especial a Pilar Ros”, su obrera casada, “por el cariño, la comprensión y el espaldarazo” que ha tenido con ella. También ha pedido perdón a Sandra Bravo (la obrera que la escogió) y su familia.

Ahora empezará un nuevo proceso para elegir la nueva Obrera Soltera que acompañe a Mariquita Ricart, Amparo Lull y Pilar Ros en las fiestas de 2017.