Compartir

Con motivo del Día Internacional de la Paella #WorldPaellaDay, el Diputado por Valencia Jose Maria Chiquillo ha impulsado la iniciativa ante la Comisión de Cultura del Congreso de los Diputados para conseguir la Declaración de la Paella Valenciana como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad e incluirla en la Lista Representativa de la UNESCO.

» La Paella Valenciana merece ese reconocimiento internacional, es una seña de identidad de los valencianos y proyecta internacionalmente la marca de calidad y excelencia de la Comunidad Valenciana».

Desde 2008, la UNESCO considera que el proceso de elaboración de ciertos platos elaborados y cocinados y las prácticas culinarias, deben preservarse para la posteridad y promover su promoción internacional; así que, año tras año, elabora una lista de tradiciones gastronómicas de diversos rincones del mundo que conforman la denominada Lista del Patrimonio Cultural Inmaterial; no es el plato o manjar en sí lo que se considera como tal, es el proceso, la “práctica, el ritual, la costumbre para su elaboración y el arte para su preparación” lo que se pone en valor.

Estas delicias gastronómicas son verdaderos modelos de cultura integral, que incluyen aspectos como la agricultura tradicional y autóctona, practicas rituales, costumbres comunitarias y un aspecto social intrínseco, ese aspecto popular y participativo es uno de los pilares fundamentales de nuestra Dieta Mediterránea – declarada Patrimonio Cultural Inmaterial por la UNESCO en 2013-, compartir los alimentos de forma socializada, generalmente en un ambiente festivo en las plazas y calles de nuestros barrios, pueblos y ciudades.

La Paella Valenciana constituye uno de los Patrimonios imprescindibles de la gastronomía de la Comunidad Valenciana, que además va unido indefectiblemente a diferentes tradiciones festivas en su territorio, en donde se unen múltiples disciplinas y actividades, desde las culinarias, a las culturales, económicas, de ocio, medio ambientales, de artesanía, etc, siendo un elemento integrador de la sociedad por la participación de todos, mujeres y hombres, niños y ancianos, teniendo además una proyección internacional indudable
A la Mesa del Congreso de los Diputados

El Grupo Parlamentario Popular, al amparo de lo establecido en el artículo 193 y siguientes del Título X del vigente Reglamento del Congreso de los Diputados, presentar la siguiente Proposición no de Ley para Apoyar la Declaración, por parte de la UNESCO, de la Paella Valenciana como «Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad», para su debate en la Comisión de Cultura.

Exposición de Motivos
Desde 2008, la UNESCO considera que el proceso de elaboración de ciertos platos elaborados y cocinados y las prácticas culinarias, deben preservarse para la posteridad y promover su promoción internacional; así que, año tras año, elabora una lista de tradiciones gastronómicas de diversos rincones del mundo que conforman la denominada Lista del Patrimonio Cultural Inmaterial; no es el plato o manjar en sí lo que se considera como tal, es el proceso, la “práctica, el ritual, la costumbre para su elaboración y el arte para su preparación” lo que se pone en valor.

Estas delicias gastronómicas son verdaderos modelos de cultura integral, que incluyen aspectos como la agricultura tradicional y autóctona, practicas rituales, costumbres comunitarias y un aspecto social intrínseco, ese aspecto popular y participativo es uno de los pilares fundamentales de nuestra Dieta Mediterránea – declarada Patrimonio Cultural Inmaterial por la UNESCO en 2013-, compartir los alimentos de forma socializada, generalmente en un ambiente festivo en las plazas y calles de nuestros barrios, pueblos y ciudades.

La Paella Valenciana constituye uno de los Patrimonios imprescindibles de la gastronomía de la Comunidad Valenciana, que además va unido indefectiblemente a diferentes tradiciones festivas en su territorio, en donde se unen múltiples disciplinas y actividades, desde las culinarias, a las culturales, económicas, de ocio, medio ambientales, de artesanía, etc, siendo un elemento integrador de la sociedad por la participación de todos, mujeres y hombres, niños y ancianos, teniendo además una proyección internacional indudable.

La UNESCO establece que “El patrimonio cultural no se limita a monumentos y colecciones de objetos”, estos constituirían la lista de los patrimonios materiales de la humanidad, sino que también incluye en el patrimonio cultural el compuesto por “tradiciones o expresiones vivas heredadas de nuestros antepasados y transmitidas a nuestros descendientes, como tradiciones orales, artes del espectáculo, usos sociales, rituales, actos festivos, conocimientos y prácticas relativos a la naturaleza y el universo, y saberes y técnicas vinculados a la artesanía tradicional” estando la Paella Valenciana sin duda alguna dentro de esas tradiciones, no hay fiesta que se precie en la Comunidad Valenciana, en las CC.AA del mediterráneo español y en toda España que no incluya en sus celebraciones populares y/o festejos su elaboración de forma colectiva, abierta, participativa y, en muchos casos, competitiva, así como en los eventos familiares, actividades lúdicas de un fin de semana familiar, e incluso la clausura eventos, visitas de institucionales, exposiciones internacionales, actos en las Embajadas, etc.
El fenómeno social que supone compartir la elaboración y degustación de una Paella, comer juntos, es la base de la identidad cultural y la continuidad, generación tras generación, de las Comunidades y territorios de toda la cuenca mediterránea de España. Es una vivencia que supone intercambio y comunicación social, entre amigos, familia y vecinos, una reafirmación de la identidad familiar y de los valores de la amistad.
La Dieta Mediterránea reivindica los valores de la hospitalidad, la buena vecindad, el diálogo intercultural, la creatividad y el respeto por nuestras tradiciones, como la Paella y todo lo que envuelve ese autentico espacio cultural-gastronómico, jugando un rol vital en espacios culturales, festivos y celebraciones populares.
De forma más concreta, la Convención para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial 2003 de la UNESCO, entiende por Patrimonio Inmaterial «todo aquel patrimonio que debe salvaguardarse y consiste en el reconocimiento de los usos, representaciones, expresiones, conocimientos y técnicas transmitidos de generación en generación y que infunden a las comunidades y a los grupos un sentimiento de identidad y continuidad, contribuyendo así a promover el respeto a la diversidad cultural y la creatividad humana», y que además cumple una importante misión de mantener “la diversidad cultural frente a la creciente globalización”.

Todas estas características son cumplidas por la Paella, desde el cultivo y obtención de los alimentos con que se elabora, el arroz, el tomate, el azafrán (usado en el antiguo Egipto de los Faraones) el aceite de oliva (elemento fundamental de la gastronomía mediterránea), la leña del naranjo que se utiliza para el fuego, el pollo de corral y el conejo de monte, la judía ferradura, el garrofó (especie de judía blanca plana al estilo de los judiones de la granja) etc, generan por otra parte un paisaje y ecosistema propio; también la artesanía se ve integrada en la Paella Valenciana por la producción de los diferentes instrumentos en su elaboración, desde las cucharas de madera con que se come, hasta las paletas y espumaderas, y sobre todo el caldero-sartén característica que es el que le da su nombre propio pues se denomina Paella (en castellano antiguo existe un término en desuso de similar concepto aunque diferentes ejecución la padilla), y el Paellero.
La UNESCO exige, para ser considerado patrimonio cultural inmaterial de la humanidad, cuatro características:
Primero que sea “Tradicional, contemporáneo y viviente a un mismo tiempo”, desde hace décadas, sino siglos el Arroz en Valencia se elabora de una forma especial, lo que hoy denominamos la Paella Valenciana, que sigue siendo el plato principal y más característico de la cocina de la Comunidad.
Segundo que sea “Integrador”, como ya hemos adelantado en la elaboración de la Paella, y sobre todo en eventos lúdicos es un claro ejemplo de factor cohesionador intergeneracional, inter géneros, de buena vecindad, donde todos, propios y extraños pueden participar, de una forma u otra.
Tercero su carácter “Representativo”, en toda familia valenciana existe algún recuerdo, en que el centro culinario del momento haya sido la Paella Valenciana, sea una boda, fiesta o sencilla pero emotiva comida familiar de fin de semana.
Cuarto, que esté “Basado en la comunidad”, es decir y aplicado al caso, que toda la sociedad valenciana reconoce la Paella como un valor propio, en el que participa, ya sea en su elaboración, mantenimiento o transmisión, o en todos, como patrimonio.
Por todo lo anterior, como reconocimiento a esta tradición única, y como manifestación del anhelo por su conservación y preservación, divulgación y promoción, y reconocimiento pues se cumplen los requisito fijados por la UNESCO en su Convención de 2003 para para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, se solicita, con la esperanza de que todas las Instituciones Públicas y Organizaciones Privadas participantes colaboren en el procedimiento para iniciar el Expediente administrativo, la siguiente

Proposición no de Ley

«El Congreso de los Diputados insta al Gobierno a que, previa aprobación por el Consejo de Patrimonio Histórico y su Grupo de trabajo de Patrimonio Mundial e Inmaterial, apoye, impulse y defienda en las instancias internacionales oportunas, la inscripción de la Candidatura de la Paella Valenciana en la lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la UNESCO”