Compartir

A las 19 horas, el Salón de Cristal del Ayuntamiento de Valencia abría sus puertas para acoger el acto de presentación de los bocetos de las fallas municipales 2017, obra de los artistas Manolo García, para la falla grande, y Anna Ruiz y Giovanni Nardin para la infantil.

Una falla infantil interactiva que pretende romper los cánones

Los artistas de la falla infantil no han querido desvelar el boceto final porque como la propia Anna Ruiz ha manifestado que “la escultura es forma, creatividad y espacio que conviven en el mismo espacio y es muy complicado plasmarlo sobre papel”.

El mensaje que pretenden trasladar al público es el siguiente: “Vamos a hablar de la fantasía, dando un paso más allá y descubriendo la importancia que tiene la fantasía. Un trabajo inspirado en los cuentos e historias que iremos ‘construyendo’ durante todo el año bajo el lema ‘Descubrir i redescubrir’ ofreciendo una manera de sentir diferente y aportando un poco más a la riqueza de esta fiesta” han manifestado los artistas.

Tal y como han indicado los propios artistas “Son mundos donde puede ocurrir de todo, y para lo cual, protagonizarán el proyecto unos niños que están jugando, dibujando, soñando animados por la fantasía que unos libros los han despertado. Así aparecen castillos, el hipogrifo, la poderosa guerrera Bradamante, el Nautilus, el Esclafamuntanyes y un paseo por el espacio entre las lunas de Júpiter! Las mil maravillas del largo viaje de Marco Polo, las primeras máquinas voladoras, ciudades flotantes…”.

El proyecto se compondría de una estructura-biblioteca de madera que se articula en el espacio y se convierte en el lugar de juego de unos niños y niñas (realizados en cartón) en los que, avivados por la fantasía activada por los libros, nacerán a manera de cabello todos aquellos personajes, elementos o lugares que los han conmovido.

Una falla grande crítica, irónica e icónica para batir récords

El artista Manolo García y su equipo quieren recrear la fallida torre de telecomunicaciones de Calatrava en la Ciudad de las Artes y las Ciencias. Manolo García ya había expresado en alguna ocasión su intención de hacer una falla emulando esa gran torre que el gobierno de Eduardo Zaplana descartó hace ya 20 años.

En esta ocasión se rescata el proyecto para hacer una crítica, no a la obra del arquitecto, si no a los proyectos que no se han puesto en marcha en la ciudad por algún tipo de traba. De ahí que el lema de la falla municipal 2017 sea “València, ca la trava”.

La idea es que esa torre supere los 40 metros de altura y se plante ‘al tombe’ por un grupo de unas 200 personas. Completará la falla en la base varios grupos de ninots elaborados por los artistas falleros que colaboran con Manolo García como son Manolo Algarra, Julio Monterrubio, José Aguilar y Fet d’Encàrrec.

Con este acto arrancan las Fallas 2017, con la novedad del nuevo sistema de elección de los equipos artísticos que elaboran los monumentos municipales, en el que se valora la complejidad de los elementos propuestos, su originalidad, la calidad conceptual y muy especialmente su carácter satírico, la integración con el espacio de la plaza y la facilidad de acceso. Además, el uso de materiales naturales que facilitan una cremà limpia también será tenido en cuenta.