Compartir

Cristina Estévez tiene 37 años, recién cumplidos. Como fallera ha formado parte de la directiva pasando por las delegaciones de Féminas y de Festejos, encargándose sobre todo de proclamaciones y presentaciones. Actualmente es Vicepresidenta de Junta Central Fallera del Área de Protocolo y Organización de Actos.

El concejal de Fiestas, Francisco Lledó, comenzaba ejercicio fallero dando a conocer la nueva directiva de Junta Central Fallera. Optó por mantener al equipo de Félix Crespo y sólo realizó dos nuevas incorporaciones: Cristina Estévez Mariñas, vicepresidenta cuarta, del área de Protocolo y Organización de Actos Oficiales; y Vicente De Castro Moscardó, vicepresidente quinto, de Cultura y Jurídica.

Cristina Estévez Mariñas pertenece a la comisión de la Falla Llorers – Arquitecto Lucini, es Delegada de Sector por Zaidía desde hace dos años y componente de la Delegación de Protocolo y Relaciones Públicas de Junta Central Fallera, desde hace tres años. Fue miembro del jurado de la Fallera Mayor de Valencia 2012.

¿Cómo llega Cristina al mundo fallero?

Soy fallera desde hace muchos años, aunque tuve un intervalo en mi juventud en el que dejé de serlo. Pero bueno, he estado en Camino de Moncada, también en Pelayo durante un tiempo, y finalmente entré en Llorers por los 90.

Me han gustado mucho las Fallas desde siempre; de hecho, de pequeña estuve “dando la brasa” en casa, hasta que me apuntaron a la comisión más cercana a mi casa con seis o siete años, y mis padres también se apuntaron. En Camino de Moncada entré a formar parte del Grupo de Bailes Regionales, otra de mis pasiones.

Más tarde, me apunté a Pelayo por unos amigos, y aquí estuve durante tres o cuatro años, pero empezaron a borrarse y yo también me fui. Ese fue el intervalo en el que la adolescencia marcó mi salida de las fallas.

Finalmente, unos amigos y yo decidimos apuntarnos a una comisión de nueva creación en el barrio, Llorers – Arquitecto Lucini, que es a la que pertenezco actualmente.

¿Entra a formar parte de Junta Central Fallera como Delegada de Sector por Zaidía?

No, antes de ser Delegada de Sector ya estaba en Junta Central Fallera como adjunta porque me llamaron José Luis Font y Pepe Boix, a través de conocidos, con vistas a entrar en la renovación de equipo prevista en la Delegación de Protocolo.

Una de las primeras cosas que llevamos a cabo fueron las normas de trabajo en la Delegación, muy relacionadas con el Protocolo y las Relaciones Públicas. Entre todos formamos un equipo nuevo hace tres años.

Llegué a ser Delegada de Sector porque tanto en mi falla como en alguna más del Sector se propuso una renovación ya que Vicente Máñez no se presentaba ese año, y decidí presentarme. En esa primera ocasión no salí elegida, y salió un firme candidato, Fernando, que además era muy válido. Pero al mes, por circunstancias, se quedó una plaza vacante y volví a presentarme; ahí es cuando salgo elegida hace un par de años.

“Forma parte del renovado equipo de Protocolo desde hace tres años”

¿Siempre ha estado vinculada a la Delegación de Protocolo y Organización de Actos Festivos?

Sí, desde el primer año que entré en Junta Central Fallera como adjunta a la Delegación, el año pasado como Delegada de Sector y este año como Vicepresidenta del Área.

Cristina, ¿cuál es su profesión?

Soy Diplomada en Relaciones Públicas y llevo 15 años en la misma empresa dedicada al sector. Dirijo una empresa de azafatas, y dentro de eso se establece coordinación de eventos de todo tipo. He trabajado con Casa Real y Moncloa cuando se han celebrado eventos en Valencia como la Presidencia Europea Española, la America’s Cup y la Volvo Ocean Race en Alicante.

Así que estoy acostumbrada a trabajar en eventos con mucha gente, no sólo a nivel protocolario sino también a nivel organizativo, ocupándome del desarrollo de todo el acto en sí.

Como curiosidad, ¿por qué no aparece reflejada la figura de la Fallera Mayor de Valencia en ningún libro de protocolo, y sin embargo, los valencianos en cualquier acto nos “rendimos a sus pies”?

Es cierto que falta un manual o un libro que indique cuál es el protocolo a seguir. En el mundo fallero, en líneas generales, todos sabemos unas líneas básicas que vienen por el uso y costumbre porque “siempre se ha hecho así”, una expresión muy valenciana y fallera también.

No hay unas normas escritas que lo determinen; y de hecho, durante estos años, me he encontrado en muchas ocasiones que llegabas a un sitio y la gente no sabía muy bien cómo actuar con la Fallera Mayor. Sí que existe la figura del respeto que no es incompatible con el protocolo a seguir.

La gente adora la figura de la Fallera Mayor y de las Cortes de Honor, pero no hay un manual que describa cómo actuar ante la visita y recepción de las Falleras Mayores de Valencia y sus Cortes de Honor. Posiblemente un manual simplificaría las cosas.

Fue jurado de la Fallera Mayor de Valencia 2012, ¿cómo vivió la experiencia?

La experiencia fue maravillosa, además de ser una gran responsabilidad, por lo que uno debe ser consciente de donde se mete. En este caso, el jurado se vota por los presidentes en la Asamblea de Presidentes, no te llaman por méritos propios.

Son dos semanas muy intensas, en las que convives con las candidatas preseleccionadas, y llegas a conocerlas muy bien así que no es fácil elegir.

En tres años ha vivido muchas cosas, ¿cree que ha sucedido todo muy rápido?

Los acontecimientos han ido ocurriendo así; pero no sólo a mí, porque ha habido cambio de Presidente en Junta Central Fallera, cambios internos en Junta, etc.

Lo que pasa es que cada ejercicio fallero es un ciclo, acaba y empieza uno nuevo, como la propia esencia de las Fallas. Así que lo vas asumiendo como algo nuevo.

¿Qué acto fallero espera cada año con más ilusión?

Pues la verdad es que me gusta todo de las Fallas. Desde la plantà a la cremà, pasando por el monumento, el olor de pólvora en la mascletà, la Ofrenda por el sentimiento, y el ambiente y el movimiento de gente que hay detrás durante la semana fallera.

¿Ha podido representar a su comisión como Fallera Mayor?

Sí, fui Fallera Mayor de Llorers-Arquitecto Lucini en el año 2000 y guardo un recuerdo fantástico de ese año. Aunque debo decir que no repetiría, me quedo con lo vivido.

Una de las privilegiadas al formar parte del equipo de confianza del actual concejal de Fiestas, Paco Lledó, ¿esperaba la llamada?

Te aseguro que no, en absoluto. No podía pasar por mi cabeza porque mi perfil se sale un poco de lo habitual.

Creo que Lledó ha apostado por una continuidad en lo que se estaba haciendo en la Delegación, es decir, la Delegación empezó a funcionar así hace un par de años por Pepe Boix que introdujo una renovación de gente y se marcó un camino. Un camino en el que seguimos trabajando actualmente.

¿Qué ha aportado Cristina Estévez a la Delegación?

De momento vamos a ir poco a poco, porque hay que terminar de aterrizar y saber dónde estamos. He participado activamente pero siempre hay cosas que aprender, y sobre todo, hay que marcar una línea y ser lo más coherente posible.

En cuanto a las Agendas de las Falleras Mayores es lo que más trabajo nos va a llevar. Pero bueno, como aportación puedo resaltar la atención personalizada que estamos siguiendo en cuanto a peticiones, tanto si se va como si no se va.

¿Cómo es la relación con el Presidente de JCF Paco Lledó?

Evidentemente es buena porque ha sido él quien me ha elegido para el cargo. Tiene una forma de trabajar muy clara y directa, y es fantástico porque en seguida sabes cómo hacer las cosas, se preocupa de hacer equipo y eso es muy de agradecer. Se trabaja muy bien con él.

¿Cuál es su balance tras este primer ejercicio al frente de la Vicepresidencia 4ª?

¡Muy bueno! Positivo. Creo que el trabajo debe ser el mismo y tengo que continuar con la misma línea de trabajo, porque entiendo que eso es lo que quiere Francisco Lledó.

Soy consciente de que siempre puede haber críticas, pero uno debe conocer antes de criticar.

Sé que llevaba poco tiempo en JCF, que tengo poca experiencia a nivel fallero, pero tengo una experiencia profesional y se trata de compensar porque nadie nace enseñado.

“Sigo siendo la misma Cristina de siempre”

Su rostro ha pasado del anonimato a ser más conocido, ¿qué se siente?

Al principio te llama un poco la atención porque incluso llega a saludarte gente que ni siquiera conoces. Es cierto que lo notas cuando asistes a actos falleros, pero afortunadamente al ir con la Fallera Mayor es ella quien recibe todas las miradas.

También creo que es cosa nuestra porque debemos diferenciar a la máxima representante de quien trabaja por y para las Fallas, y las que deben ser ensalzadas son las Falleras Mayores de Valencia y las Cortes de Honor.

¿Considera que es bueno apostar por savia joven en Junta Central Fallera?

Sí, es muy positivo. Necesitamos a gente joven y a gente que aunque sea menos joven aporte buenas ideas y el ambiente sea dinámico.

Se forman verdaderos equipos de trabajo y hay mucha unión entre los componentes de las delegaciones. Es fundamental.
También es verdad que el uso de nuevas tecnologías facilita muchísimo el trabajo, pero en cualquier caso debería ser decisión del responsable de cada Delegación.

¿Cree que la Agenda de la Fallera Mayor está saturada?

Puede ser que algún día en concreto sea abrumadora la cantidad de peticiones que lleguen solicitando la asistencia de las Falleras Mayores de Valencia. Pero en cuanto a asistencia de actos, no creo que sea excesiva. Más bien creo que es un mito porque la Fallera Mayor de Valencia no va a todos los sitios, sería imposible.

Se va a intentar buscar el equilibrio, en el sentido de que para cualquier comisión es gratificante recibir a la figura de la Fallera Mayor, así que se va a estudiar a qué comisiones ha ido, y valorar todo ese tipo de cosas porque todos los falleros tenemos derecho a disfrutar de su presencia.

“Las Falleras Mayores de Valencia se deben a todos los falleros”

¿Cómo es el día a día en la Delegación de Protocolo y Organización de Actos?

Actualmente somos 11 personas, jóvenes y no tan jóvenes, con una mentalidad abierta, y muy activos.

La Delegada es Beatriz Ramos y el Secretario es José Manuel Soriano. Los tres trabajamos muy bien en equipo y la relación es fenomenal. Bea conoce la “casa” perfectamente y eso es básico para funcionar bien. Mis carencias se suplen con su experiencia y viceversa.

Para profundizar más en sus gustos personales, ¿qué estilo de indumentaria valenciana le gusta más?

Me encanta la indumentaria. El siglo XVIII me gusta muchísimo, aunque es cierto que el traje del siglo XIX es mucho más elegante para actos más solemnes como la exaltación.

Yo creo que cada vez nos gusta más la indumentaria y hemos ganado mucho en la indumentaria masculina.

¿Algún artista fallero que le guste más su trabajo?

Vicente Aparici, Ceballos y Sanabria, Pedro Santaeulalia, Vicente Llácer y Alejandro Santaeulalia… ese estilo de artistas es el que más me gusta en cuanto a las fallas.

¿Qué cambiaría de las Fallas?

Nada, absolutamente nada. Ni le pondría ni le quitaría días. Las dejaría como están.

¿Cambiaría el sistema de elección de las Falleras Mayores de Valencia?

Elijas el sistema que elijas, nunca va a llover a gusto de todos. Habría que estudiar muy bien otras propuestas antes de lanzarlas porque los cambios no pueden realizarse a la ligera, hay que prever las consecuencias.

A mí me gusta que haya mucha participación en los Sectores durante las preselecciones. Se podría plantear la opción de que el jurado de Corte eligiera a la Fallera Mayor de Valencia, pero es un tema complicado.

¿Qué cualidades debe reunir una Fallera Mayor de Valencia?

Debe saber que es la Fallera Mayor de Valencia y comportarse como tal.

Desde mi experiencia puedo hablar de Laura, Carmen, Sandra y Rocío porque las he tratado directamente y son “para quitarse el sombrero”. Han sabido dónde están y qué hacer, manteniendo conversaciones acordes al momento y al lugar.
Están representando a los falleros y a Valencia, deben saber estar, ser correctas, educadas, sonrientes, cercanas, tienen que sentir y vivir las fallas, deben ser muy falleras. Es un año muy bonito, pero muy duro.

¿A favor o en contra de la propuesta del tercer lunes de marzo?

Como vicepresidenta no me puedo posicionar porque me debo a lo que opinen los falleros y tengo que apoyar a los falleros; aunque como fallera que soy, no soy partidaria de cambiar las tradiciones sin razón justificada. Pero bueno, creo que se avecina un mes de septiembre movidito al respecto.

Por último, ¿qué es lo que más le ha impresionado este año? Ese momento que guarda en su retina…

El día de la llamada de la alcaldesa a Sandra Muñoz fue muy emocionante. Pero sin duda, ese mismo día viví un momento agridulce porque con la llamada me alegré mucho, y al llegar a casa de Sandra y ver a la Laura con su Corte esperando, me saltaron las lágrimas porque comprendí que acababa un ciclo y empezaba uno nuevo. Ese momento fue de los más emotivos.