Compartir

El barrio de la calle Sagunto de Valencia inicia las fiestas en honor al Cristo de la Fe

El barrio de la calle Sagunto de Valencia ha iniciado esta semana las fiestas en honor al Santísimo Cristo de la Fe, cuyo programa la celebración en la Real Parroquia del Salvador y Santa Mónica de Valencia.

El próximo martes, 11 de junio, será el día grande de las celebraciones, que incluirá la solemne procesión de la imagen del Cristo acompañada por las imágenes de Nuestra Señora del Consuelo y de la Virgen de los Desamparados, conocida como “Mare de Déu de la Rosquilleta”.

En la procesión, a las 21 horas, las tres imágenes serán portadas por sus respectivas cofradías, que realizan este acto conjunto desde 1968, y también participan -sin sus imágenes- las otras dos cofradías que alberga la parroquia, la de la Virgen del Quinche y la del Señor de los Milagros, se espera la presencia de las maximas representantes de la fiesta fallera con sus cortes de honor, así como los representantes de las comisiones falleras de la Agrupación de fallera de Sagunto- Quart. El recorrido culminará con la entrada en la plaza de Santa Mónica, donde se disparará un castillo.

Regalan al Papa un libro sobre el Cristo de la Fe y las fiestas

Un matrimonio de feligreses de la parroquia de Santa Mónica, José Olmedo y Rosa Badenes, regaló al Papa Francisco el libro titulado “El Cristo de la Fe y la barriada de la calle Sagunto”, que repasa la historia del Cristo y de las fiestas, en un encuentro que tuvieron con él cuando viajaron a Roma, el pasado mes de enero, en sus bodas de oro. 

El matrimonio participó en una de las misas matinales que celebra Francisco en su residencia de Santa Marta, a la que acudieron tras solicitarlo, y tras la eucaristía, como es costumbre, el Pontífice saluda personalmente a todos los feligreses. 

En ese encuentro José y Rosa pudieron entregarle el libro y una imagen del Cristo, y el Papa “agradeció el regalo, dijo que era un Cristo muy hermoso y que leería el libro con interés”, según el matrimonio, que ha añadido que “fue un encuentro muy emocionante” por la “cercanía del Papa” y porque, además, Francisco les felicitó por sus 50 años de matrimonio ya que, tal como aseguró, “llegar ahí no siempre es fácil pero es posible con la gracia de Dios”.