Compartir

La capital de la Ribera Baja vivió el pasado sábado una de las citas más esperadas de sus Fiestas Mayores desde hace ya 16 años, el Piromusical de Sueca. Miles de personas, vecinos de Sueca y visitantes, se volvieron a concentrar este fin de semana en el Estadio Municipal de Sueca, Antonio Puchades, para seguir el espectáculo programado por el consistorio y disparado por la pirotecnia valenciana, Ricardo Caballer (RICASA). Fueron 23 minutos de fuego y música cargados de sorpresivos, fantásticos e innovadores efectos píricos.

“Un gran castillo, arriesgado, innovador y mágico”. Así lo describe el Concejal de Fiestas del Ayuntamiento de Sueca, Pau Roselló, que ha hecho alusión también a una de las principales novedades del espectáculo. El titular de Fiestas ha aplaudido una de las sorpresas más guardadas de esta edición, una gran grúa, de 36 metros de altura, que disparaba relámpagos de diferentes colores y dibujaba en el cielo ruedas sostenidas de fuegos artificiales.

El espectáculo pirotécnico destacó también por la acertada y cuidadosa sincronía en todas sus pistas musicales. Entre las más conocidas, en la banda sonora de esta decimosexta edición, sonaron algunas tan populares como por ejemplo Kiss From a Rose, de Seal; Under pressure de Queen o el Let’s Dance, de David Bowie. Hay que destacar también la puesta en escena de Rhapsody in Blue, de George Gershwin, que fue diseñada y coreografiada de forma que los fuegos simulaban un teclado virtual gigantesco de más de 100 metros panorámicos. Los fuegos de esta pista fueron disparados igual que un músico interpretando en su piano notas armónicas en el lugar real del teclado y en la octava del pentagrama musical de las siete notas musicales. La Canción del Olvido y la Dolorosa, de José Serrano, también fueron muy aplaudidas por los suecanos en este espectáculo que se sumaba al conjunto de actos que se han organizado en la capital riberenca en homenaje al célebre compositor, este año que se cumple el 75 aniversario de su muerte.

La pista final Tono Glory puso un apoteósico punto y final al espectáculo, con un cielo cubierto de lentejuela amarilla y moratón, que culminó con alargados e intensos aplausos de los asistentes a todo el equipo de profesionales de la Pirotecnia Ricardo Caballer S.A.

piro-musical-2016-juangabrielsanzyahoo-es-05