Compartir

“El estudio parte de hipótesis preconcebidas y erróneas con interpretaciones sesgadas de origen e interesadas. Además de ser un informe que toma como base la polémica encuesta fallera, que está denunciada y fue tipificada como ‘sanción muy grave’ por el ataque a los derechos fundamentales de los encuestados y Ley Orgánica de Protección de Datos”.

“El encargo de la redacción del informe se ordenó desde la Comisión de Igualdad de Género del Ayuntamiento por un importe de 13.310 €. Donde no está representado en la misma ninguno de los principales colectivos falleros ni el Gremio de Artistas Falleros, objetivo del estudio”.

“Se encarga un informe hecho a medida para el tripartito pagado con dinero público, con continuas referencia a las acciones del gobierno y distintas campañas durante estos cuatro años”.

Declaraciones de Verónica Gisbert (directora del estudio):
“La fiesta de las fallas está muy codificada, es muy difícil cambiarla, nuestro avance está en manos de la asamblea de presidentes, compuesta mayoritariamente por hombres, un 88 %”

“Las Fallas van por detrás del avance de la sociedad valenciana”.

“Com és el cas de les últimes FMV—, reclamen i reivindiquen un nou espai en la festa. Volen deixar de ser “reines fantasmes”, prendre el relleu i liderar la festa gran de la ciutat. Esta expresión que el informe pone en boca de las últimas Falleras Mayores, es de Gil Manuel Hernández Martí, que la emplea en el libro (2010) “La reina fantasma. Apoteosi i misèria de la dona fallera?” Tro d’avís. Llibre de la Falla Associació Cultural Falla Plaça de La Malva (Alzira) (pàg.36-43)

• “Ha quedado evidenciado que las polémicas más duras contra el colectivo fallero y en particular contra la mujer fallera, como las normas de protocolo que debían firmar las falleras, o actitudes como las que se produjeron en la Intifalla. Poniendo en tela de juicio de una manera intolerable y vejatoria, la inteligencia de la mujer valenciana, en particular de la mujer fallera”.

• “Mal que le pese a Lozano, Fuset y a Compromís, las Fallas que la UNESCO declaró como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad ya existían antes de la llegada de ellos, han sobrevivido y seguirán existiendo por sí mismas gracias al trabajo y sacrificio de miles de falleros y no por el modelo que quiere implantar Compromís”.

El concejal del grupo municipal popular, Félix Crespo, ha declarado, que “se está proyectando una imagen distorsionada de los falleros y las Fallas al mundo en general. El documento cuestiona absolutamente la democracia y funcionamiento interno en las comisiones falleras y deslegitima los procesos democráticos de elección de las distintas directivas e insulta la inteligencia de la mujer fallera, denominándolas en el informe de ‘reines fantasmes’, así como pone en tela de juicio el trabajo de los artistas falleros y les recomiendan elaborar un libro de estilo. Las interpretaciones y análisis irreales de los que parte el informe ni defienden ni respetan, por el contrario dañan gravemente, la imagen de los valencianos que trabajan y sostienen la fiesta más grande de la ciudad”.

El concejal popular ha señalado que “las Fallas se merecen respeto y reconocimiento, que sí que hemos recibido de la UNESCO.” Curiosamente, ha añadido, “este gobierno del tripartito lleva cuatro años generando solo problemas y cuestionando continuamente una fiesta que ha llegado a ser más grande del mundo mucho antes de su llegada al gobierno, con continuos conflictos y rompiendo la paz social existente hasta ahora”.

Las Fallas, ha argumentado Crespo, “son un claro ejemplo de convivencia y respeto, donde trabajan codo con codo hombres y mujeres en igualdad de condiciones, sin importar género, estatus económico, entre otras circunstancias, y así ha sido durante toda la historia de esta fiesta. Las comisiones siempre han sido auténticas escuelas de vida y aprendizaje, en particular para los más pequeños, donde aprenden valores, como el respeto, el sacrificio, el trabajo en equipo, el esfuerzo, el amor a las tradiciones y nuestras raíces, principios y valores que muchas veces no se enseñan en las escuelas”, ha puntualizado.

Crespo ha recordado toda la sucesión de declaraciones y acciones adoptadas por los distintos responsables del tripartito tanto en el Ayuntamiento como en la Generalitat Valenciana y que fueron faltas de respeto y menosprecio a todo el colectivo fallero y en particular a la mujer valenciana:

PERE FUSET, redactaba y obligaba a firmar unas normas de protocolo a falleras mayores y cortes de honor que causaron polémica a nivel nacional y que condujo a su reprobación y al día siguiente de la cremà de las Fallas de 2017 declaraba, ‘el meu major repte es tractar de portar la democracia fallera a cadascú dels casals, al faller de base’. Aquellas normas provocaron que en noviembre de 2016, 34 Falleras Mayores de Valencia hicieran público un comunicado donde desmentían que se les impusiera el vestuario y mucho menos firmar nada, desmontando una a una todas las falsedades que manifestó Fuset sobre las normas de protocolo y el trato a las falleras.

MÓNICA OLTRA, en junio de 2017, como Fallera Mayor de su comisión declaraba ‘Las falleras mayores lo que deben hacer es opinar poco. La comisión se encarga de todo’.

LOS TRES CONCEJALES DE PODEMOS en el Ayuntamiento, comenzaban las fallas de 2017, declarando que “las fallas tendrían que ser más igualitarias, feministas, inclusivas, despolitizadas y sostenibles. Los concejales destacan que hay que cambiar el modelo donde ‘ellas figuran y ellos deciden’’.

Desde este Grupo Municipal, ha destacado Crespo, “siempre hemos creído en las capacidad y cualificación de las personas-sean hombres o mujeres- para dirigir la responsabilidad de cualquier cargo, y siempre lo hemos llevado a cabo con discreción y humildad y sin tener que estar todos los días anunciando a los cuatro vientos, porque lo consideramos del todo ridículo e innecesario ser más defensores que otros de la mujer. A lo de la historia la mujer fallera ha ido ocupando puestos en las comisiones por méritos propios, por su capacidad y no por ser mujer u hombre”

Crespo ha señalado que “las Fallas son mayores de edad, no necesitan ni tutelas ni tutores de ningún tipo, los falleros y falleras han sabido en cada momento sobreponerse a los problemas de cualquier índole, organizativos, estructurales, problemas económicos ya sean internos o derivados de crisis económicas. Y del mismo modo siempre han sido ellos los que han decidido y elegido con absoluta libertad y democráticamente quien o quienes debían dirigir cada comisión con plena independencia y responsabilidad”.

Para finalizar Crespo, ha manifestado que “lo que realmente necesitan las Fallas es apoyo y reconocimiento a uno de los mayores motores económicos de la ciudad, que las instituciones creen ayudas económicas y se consensuen nuevas vías de financiación, y lo que nunca debe de producirse son las injerencias e intervencionismo que ya es habitual en comisiones y artistas falleros”.