Compartir

El disparo ha mantenido los valores tradicionales con un espectáculo con sello propio, original y ameno de los hermanos Caballer.

El segundo domingo de disparos de mascletà ha recreado la primera senyera de humo en el cielo de la plaza del Ayuntamiento. Después de más de 15 años de experiencia se ha convertido en una empresa consolidada en el sector pirotécnico. El disparo ha mantenido los valores tradicionales con un espectáculo con sello propio, original y ameno.

Una mascletà bien combinada con fuegos por aire y tierra que han empezado con una traca valenciana, volcanes, carcasas, truenos, silbatos, roncadores y relámpagos para acabar con el terremoto final.