Compartir

El premio para la ganadora es un banquete especial homenaje al fuego la Nit de la Cremà, una edición exclusiva de Amstel Oro inspirada en su comisión y la ayuda de Amstel para realizar su sueño: reformar un casal que necesita urgentemente mejoras. Algo que para una comisión humilde puede convertirse en todo un reto.

Más de 200 comisiones falleras se han inscrito en la II edición del Premi Amstel ‘Unes Falles de Categoria’. Todas eran especiales por diversos motivos, pero la que ha enamorado al jurado y se ha convertido en ganadora ha sido la Falla Barraca Espadán, ubicada en el corazón de El Cabanyal.

Las 8 candidaturas más apoyadas por el público a través de Facebook habían pasado a la final y se han presentado ante un jurado compuesto por Rocío Gil, Fallera Mayor de Valencia 2018; Javier Vich, Director de Desarrollo de Negocio y Gerente de la Fundación del Levante UD; Fernando Giner, ex futbolista y actualmente Consejero del Valencia CF; Boro Peiró, periodista especializado en Fallas; y Pablo Mazo, Director Regional de Relaciones Institucionales de HEINEKEN España.

Mazo ha remarcado el compromiso de Amstel con las Fallas desde hace más de 30 años, trabajando con las instituciones y patrocinando grandes citas del programa oficial de festejos, como todas las maslcetaes de la Plaza del Ayuntamiento, o el evento pirotécnico Amstel Nit de Les Falles, que el 23 de febrero hizo estremecer La Marina. Un vínculo que se debe a 75 años de arraigo en la región, como única gran cervecera con fábrica en funcionamiento dentro de la Comunidad Valenciana, con el consiguiente dinamismo social y económico que genera.

Fruto de ese conocimiento del mundo fallero son los Premi Amstel ‘Unes Falles de Categoría’, unos galardones que ya van por su segunda edición y que complementan a los de Junta Central Fallera para reconocer que todas las fallas son especiales, poniendo en valor aspectos como el compromiso social, el carácter luchador o la innovación en los casales, donde se trabaja todo el año en pos de esta fiesta.

AMSTEL AYUDARÁ A LA FALLA GANADORA A REALIZAR SU SUEÑO: REFORMAR UN CASAL QUE NECESITA MEJORAS URGENTES

Tras conocer todos los casos, el jurado ha emitido su fallo: la ganadora de la II edición del Premi Amstel ‘Unes Falles de Categoria’ ha sido la comisión Barraca Espadán. Una comisión modesta y tremendamente luchadora.

“Ha sido muy difícil escoger porque, realmente, todas las fallas son especiales. En todas hemos encontrado historias de superación, de unión, de creatividad… es fascinante ver la pasión con que se trabaja y se viven estas fiestas”, ha señalado el Responsable Regional de Relaciones Institucionales de HEINEKEN España.

La falla ganadora va a disfrutar de su premio en tres fases, como los tres golpes de fuego que recibe la malta de Amstel Oro, la cerveza tostada de Amstel que está liderando este año las iniciativas de la compañía durante las Fallas.

La primera fase, como no podría ser de otra manera, va a ser un homenaje gastronómico al fuego. La Nit de la Cremà, los chefs valencianos Adrián Collado, Andrés Gimeno y Alejandro Ordiñana, ofrecerán un original banquete para toda la comisión. Ellos son los responsables de Fum i Ferro, uno de los locales que está revolucionado la cocina sobre brasas. Y con las llamas como protagonistas, crearán un menú único alrededor de uno de los elementos más icónicos de estas fiestas.

La siguiente fase llegará en septiembre, cuando Amstel celebre el ‘Mig Any Faller’ con la comisión ganadora. Y les va a ofrecer algo que no ha tenido nunca hasta ahora ninguna falla. Sus integrantes visitarán la fábrica de HEINEKEN España en Quart de Poblet para conocer de primera mano el proceso de elaboración de la cerveza y a uno de sus máximos exponentes en la Comunidad Valenciana, el maestro cervecero Rafael Sánchez. Además, van a ser la primera falla en tener una cerveza propia, una edición especial de Amstel Oro inspirada en su comisión y que podrán disfrutar en exclusiva en su casal durante las Fallas de 2020 para sentirse todavía más especiales.

La tercera de fase del premio es la colaboración de Amstel para hacer realidad el proyecto con el que la comisión fallera había presentado su candidatura. Con un casal ubicado en el pleno barrio de El Cabanyal, tras 60 años de actividad y tras sufrir desperfectos por trombas de agua, está urgentemente necesitado de mejoras para poder seguir acogiendo a los 300 falleros de esta comisión. Algo que puede convertirse en todo un reto para una comisión humilde.

Todas las finalistas han recibido un diploma y una donación de Amstel para aportar producto para sus casales.

HISTORIAS QUE REPRESENTAN EL ESPÍRITU FALLERO Y LA CALIDAD HUMANA DE ESTA FIESTA

Cada una de las comisiones finalistas han tenido 10 minutos para presentarse ante el jurado y defender su candidatura. La Falla Luis La Marca i Velázquez ha remarcado su compromiso para mantener vivas las tradiciones y la variedad de profesionales vinculados a estas celebraciones, como floristas, artistas falleros, indumentaristas, pirotécnicos o músicos, que forman parte de una comisión con 300 amantes de estas fiestas.

La Falla Mariano Benlliure ha destacado que, junto a su movilización para involucrar al barrio en actividades falleras, desarrollan iniciativas que buscan visibilizar y recaudar fondos para compromisos sociales. Mientras que la Falla Doctor Oloriz ha explicado al jurado su papel en la organización, en colaboración con Junta Central Fallera, de una ofrenda a San José el 19 de marzo, como patrón de las fallas ante una estatua que la comisión regaló a la ciudad.

La Falla Plaza del Doctor Collado ha resaltado su trayectoria centenaria, la variedad de premios que atesoran, los hitos culturales que han marcado dentro de la fiesta y que se siguen sintiendo especiales, aunque ya no sean de Sección Especial, porque trabajan por la comunidad bajo el lema ‘Fent falla, fent barri’. También en la línea de poner en valor a sus falleros, la Falla Guillem de Castro ha relatado las dificultades que han pasado desde su fundación en 1900. En lucha constante, gracias al espíritu de sus 50 miembros, consiguen participar en actividades de la Junta Central Fallera y ser, más que una comisión, una familia. Y a Falla Raval de Sant Agustí ha recordado uno de los episodios que demuestran la unión de sus integrantes. En 2008, el remate de su monumento cayó arrastrando al resto de ninots. Falleros y ex falleros se convirtieron en improvisados carpinteros y artistas falleros hasta que lo plantaron de nuevo y en tiempo récord.

La Falla Nador Milagrosa ha rememorado la cantidad de iniciativas que la han convertido en un referente cultural dentro de la fiesta, como su pasacalle con antorchas del 19 de marzo, anunciando a los vecinos que esa noche llega el fuego a la fiesta. Otro iniciativa propia ha querido destacar la Falla Barraca Espadán, que entiende las Fallas como mucho más que las celebraciones del mes de marzo, trabajando duro todo el año. Por eso han creado el Premio Barraquer para reconocer a las personas que realizan una especial contribución a estas fiestas.

Con este galardón, Amstel quiere hacer un reconocimiento a las 382 comisiones falleras, dándoles la oportunidad de visibilizar y poner en valor los valores humanos que hay detrás de los casales y de las tradiciones falleras. Un capital fallero que también es Patrimonio Inmaterial de la Humanidad y que hace especial estas fiestas.