Compartir

Se trata de una costumbre centenaria que representa el paso de la niñez a la edad adulta

La falla Císcar-Burriana celebró el pasado domingo 27 de mayo su tradicional proclamación de la Regina de Maig junto al grupo de danzas Alimara. En esta edición, tras más de 20 años de historia, la Fallera Mayor Infantil de la comisión, Carlota Doménech Galindo, fue la protagonista de una costumbre casi centenaria y que durante muchos años ha estado presente en la ciudad de València.

Este acto representa un rito de iniciación de la época romana, las Fiestas de la Primavera, en que se simboliza la exaltación de una niña y su paso a la edad adulta asociando esta estación con la existencia humana.

La Fallera Mayor de València, Rocío Gil, también estuvo presente en la celebración repleta de bailes y ofrendas de flores para Carlota. Pero, uno de los momentos más destacados del acto fue cuando le pusieron a la Regina de Maig una corona de flores sobre su cabeza, que representa la primavera, la vida y la belleza de la naturaleza.

Además, un grupo de artistas le cantaron unos mayos y la Fallera Mayor de la comisión y el presidente, junto a Rocío Gil, le bailaron algunas piezas relacionadas con la primavera y la naturaleza.

Fotografía: Josep Zaragoza