Compartir

Anoche, la Falla Sueca-Literato Azorín invitó al público a disfrutar de un espectáculo de ilusionismo y magia durante el encendido de las luces que tendrá lugar el próximo 11 de marzo, a las 21 horas.

Con este proyecto la comisión espera revalidar el título obtenido en 2015 ya que la iluminación es una propuesta temática inspirada en la falla que plantará el artista Javier Álvarez-Sala Salina.

El lema de esta edición propuesto por De Cagna es “The illusion of light” y estará dedicada al circo, el ilusionismo y la magia. El objetivo es encantar al público y crear la ilusión de un acontecimiento mágico.

El portalón más alto de este proyecto medirá 25 metros. Un total de 350.000 bombillas Led de nueva generación y otras 620.000 microluces en tono blanco frío y blanco caliente componen el proyecto que llegará casi al millón de puntos de luz.

En la entrada de las luces se podrá ver un gigantesco edificio de luz de 14,10 metros de ancho con un arco central de 8 metros de diámetro. En la parte frontal se combinarán elementos florales y geométricos fragmentados en el centro de una cornisa curva con una decoración de estilo morisco.

En la parte superior se pondrá una repetición rítmica de rosetones dentro dentro de unas ventanas en forma de trébol que soportarán la cornisa de cierre a 25 metros que incluirá formas de diamante.

En la nave central se ha apostado por utilizar barandas con diversos estilos alternados para garantizar “un efecto de perspectiva mágica”, según indican en la Falla Sueca.

En el túnel se podrán ver elementos en forma de margaritas y se completará con un frontón de estilo árabe de 17 metros de altura con suntuosas cortinas en forma de telón y frisos florales.