Compartir

Por tercer año consecutivo, comienza el montaje de la pista de hielo que presidirá la plaza del Ayuntamiento a principios del mes de diciembre.

La plaza del fuego, donde durante el mes de marzo se viven con intensidad las mascletaes, se transforma para anunciar que las Navidades se acercan.

Habrá dos pistas de hielo (una para el público infantil y otra para los adultos), se volverá a instalar en un lateral el árbol de Navidad, de 24 metros de altura, y como novedad, completará esta bella estampa navideña un tiovivo. El clásico carrusel, con elementos de inspiración francesa del siglo XVIII y que consta de dos pisos, amenizará a los vecinos de Valencia estas Navidades, haciendo volver a la infancia a los más mayores y para disfrute de los más pequeños.

Está previsto que todo, al menos las pistas de hielo, esté en funcionamiento el fin de semana del 3 y 4 de diciembre, si todo marcha según montaje y previsiones.

Asimismo el belén monumental, que ya se montó en el interior del salón de Cristal del consistorio el año pasado, volverá a estar presente y se podrá visitar el nacimiento que recrea, en sus 45 metros cuadrados, una panorámica del pueblo de Nazaret, la plaza principal de Belén y la huida de Egipto, con 150 figuritas, 300 animalitos y más de 1500 piezas y/o complementos, obra de Pedro Ródenas.

Por segundo año consecutivo volverá a estar presente el árbol de Navidad gigante patrocinado en la plaza de la Reina, junto al también tradicional belén que fue donado a la ciudad de Valencia por el Gremio de Artistas Falleros como agradecimiento tras la retirada del pago de impuestos por unas obras en la Ciudad del Artista Fallero.

Tampoco faltarán los árboles de Navidad de diferentes plazas de la ciudad, como son las de Patraix, Campanar, Benimaclet, Sant Valer (Russafa), la Creu del Canyamelar y Doctor Collado (en Ciutat Vella).

E igualmente, regresa para hacer disfrutar a los más pequeños «el Trenet de Nadal» por las calles de Valencia. Esta iniciativa parte de los Comerciantes del Centro Histórico de Valencia, para los valencianos que deseen «subirse al tren» de la ilusión y sentir la magia de la Navidad.