Compartir

El artista Mario Gual se siente ilusionado con el proyecto que plantará el próximo mes de noviembre en Inglaterra.

Mario Gual diseñará una falla que plantará en noviembre de 2016 en Lancaster. Un proyecto que llevará la imagen de las Fallas y la esencia de las mismas a esta localidad del país anglosajón en el festival llamado “Light up Lancaster”.

Para ese proyecto Mario Gual ha contado con el apoyo del Gremio de Artistas Falleros y de la Delegación de Promoción Exterior de Junta Central Fallera. De hecho, el propio artista ya viajó a esta ciudad el pasado mes de noviembre de 2015 junto a la vicepresidenta Montse Catalá, con el fin de promocionar la fiesta fallera e intentar buscar la posibilidad de plantar una falla en Lancaster el próximo ejercicio.

El viaje fue financiado por Junta Central Fallera y parece ser que esta misma fórmula de financiación es la que buscan para que una representación de las Fallas vaya más allá de la Comunidad Valenciana, ejerciendo como “embajadores de la fiesta”.

El City Council de Lancaster ya ha recibido el proyecto del joven artista, quien no dejará indiferente a los residentes de esta ciudad situada al noroeste de Inglaterra.

Mario Gual tiene en mente enviar siete u ocho ninots, un mes antes de la plantà de la falla, para que se repartan por toda la ciudad y así dar a conocer, en todos los rincones, la fiesta de las Fallas y su verdadera esencia. El propio artista se encuentra ilusionado con el proyecto -que nos muestra su libreta-, no sólo por el hecho de poder representar el trabajo de nuestros artesanos más allá de nuestras fronteras sino también por el hecho de que han sido los propios ingleses los que han manifestado un gran interés por las Fallas.

Sin embargo, parece ser que las Fallas buscan una promoción selectiva. Promoción de las Fallas sí, pero dónde, cómo y quién financia esa promoción. Las Fallas no han contado con los suficientes recursos económicos como para poder proyectar su imagen en el exterior y lograr ser conocidas y reconocidas en todo el mundo.

Algo que busca cambiar el actual equipo de gestión de la fiesta, pero cómo y de qué forma. No todos los proyectos cuentan con el mismo respaldo desde la propia Junta Central Fallera.

Este año las Falleras Mayores de Valencia han viajado a París (invitadas por un medio de comunicación local) y a Córdoba (en respuesta a la invitación realizada por la Asociación Cultural Fallers pel Món, aunque en esta ocasión las componentes de la Corte de Honor sufragaron los gastos del viaje).

Llama la atención que según el tipo de viaje que se realice se tenga en cuenta o no a la Delegación de Promoción Exterior. ¿Por qué no han viajado a París o a Córdoba con el fin de apoyar la labor de promoción fuera de nuestra ciudad? ¿Por qué viajan a Lancaster sin contar con la presencia de la máxima representación de nuestra fiesta: la Fallera Mayor de Valencia? ¿Por qué se financia el viaje a Lancaster de los directivos de Junta Central Fallera y no se financia el viaje a Córdoba de las señoritas que forman la Corte de Honor? Porque si desde JCF se puede costear un viaje a los directivos -que trabajan altruistamente por la fiesta-, también se podrán sufragar los gastos de las señoritas de la Corte de Honor -quienes tuvieron que abonar 140 € por cabeza para acompañar a Alicia Moreno, FMV 2016, a los actos falleros en Córdoba-. ¿Por qué otros festivales y otros artistas no gozan de este apoyo económico?

Lo importante es que las Fallas se abren camino en el exterior. Ya el artista Pedro Santaeulalia consiguió plantar una falla en Shanghai y ahora Mario Gual tiene por delante el reto de plantar una falla en Lancaster (Reino Unido).

Habrá que marcarse unos objetivos en beneficio de la fiesta y trabajar duro para lograr la máxima difusión de las Fallas en el exterior.