Compartir

Las fiestas de Primavera comenzaron el Domingo de Resurrección con la inauguración de Las Barracas Huertanas, el martes se celebró el día del Bando de la Huerta, y durante la semana el Desfile de Flores, la Llegada de la Sardina, el Certamen de Tunas y el Testamento Sardinero amenizan las fiestas hasta culminar el sábado con El Entierro de La Sardina.

Murcia es visita obligada para las máximas representantes de las Fallas que se desplazan hasta allí para disfrutar de las Fiestas de Primavera.

Las Falleras Mayores de Valencia 2017, Raquel Alario y Clara Mª Parejo, se han unido a esta festividad que rinde homenaje a la región de Murcia, a su huerta, a su gastronomía, su indumentaria y sus tradiciones, y que fueron declaradas en 2012 Fiestas de Interés Turístico Internacional.

El olor a flores e incienso dio la bienvenida a las miles de personas que abarrotaron ayer una plaza Cardenal Belluga en la que no cabía un alma y que estuvo presidida por la Morenica, situada en la entrada de la Catedral y rodeada de un espectacular manto de flores.

Los huertanos, ataviados con los trajes tradicionales, se emocionaron y sonrieron al escuchar un discurso en panocho de alabanza a la patrona que fue el encargado de dar paso a la misa huertana. Tras este trovo, el obispo José Manuel Lorca Planes inició una homilía cuya piedra angular fue la figura de la Morenica, de quien destacó su «generosidad, su bondad y su amor».

Las homólogas de otras fiestas del Levante, como las Falleras Mayores de Valencia, la Reina Fallera de Castellón o las Belleas del Foc d’Alcant, también asistieron a la misa huertana, donde pudieron entender la importancia de la Fuensanta para todos los murcianos. Tras la homilía, continuaron su jornada escoltando a la Morenica en su procesión por las calles cercanas a la Catedral.