Compartir

Alboraya vivió la gran noche de las fiestas josefinas con las llamas devorando los 14 monumentos falleros que un año más ha creado el arte de las 7 comisiones que componen la tradición fallera en la localidad.

Los falleros y las falleras asistieron emocionados a la gran cita de estos días. Las llamas sacaron más de una lágrima a las Falleras Mayores en el calor del momento en una noche en la que ardieron todos los monumentos en los que han estado meses trabajando, incluídos la falla infantil Rei en Jaume y la falla mayor Calvet, primer premio las dos en su categoría.

La cremà contó con la presencia de Protección Civil y la Policía Local de Alboraya con el fin de velar por la seguridad de las personas que se acercaron a disfrutar del último evento de las Fallas 2017.