Compartir

Las Falleras Mayores de Valencia y sus Cortes de Honor apoyaron esta cita tan especial

Con motivo de la festividad de la Virgen de los Desamparados, la comisión fallera Padre Alegre- Enrique Navarro celebró un año más su tradicional Ofrenda de Flores y Frutos en el Cottolengo del Padre Alegre. Una cita muy especial en la que los falleros se vuelcan con las Hermanas Siervas de Jesús, congregación al cargo del centro, y sobre todo con las mujeres discapacitadas que allí atienden.

En este encuentro tan especial participaron un año más las Falleras Mayores de Valencia y sus Cortes, apoyando así esta causa tan importante. “Para nosotros es muy importante contar con el respaldo de las máximas representantes de las Fallas. Desde que nos acompañan el acto ha ganado relevancia y su presencia lo hace todavía más especial”, señala la Fallera Mayor de la comisión, Paula Martínez.

La comisión, que comparte nombre con el Cottolengo, está al frente de este encuentro desde el año 1982. Se trata de una jornada muy especial para todo el barrio, ya que en ella también participan todas las fallas del sector y de la agrupación. Además también se suman diferentes comisiones de fuera de la ciudad de Valencia como Turís, Alboraya y Aldaia, entre otras.

Aunque el acto oficial de la Ofrenda tuvo lugar por la tarde, los miembros de la Falla Padre Alegre-Enrique Navarro pasaron, como es habitual en esta jornada, todo el día con las hermanas y las internas. “Para las religiosas es un día muy especial porque ven cómo las mujeres a las que cuidan disfrutan con todo lo que tenemos preparado para ellas”, comenta Martínez.

Tal y como explican desde la comisión, las actividades empiezan por la mañana. A primera hora se hace “la despertà” y se despierta a las chicas con música y bailes. Además, antes de la hora de la comida tiene lugar “el Matinal”, donde presentan actuaciones musicales y de baile como la tuna y sevillanas.

“Ellas se lo pasan genial bailando con las personas de la falla y los voluntarios, que están durante todo el día acompañándoles. Después la falla hace paellas que se ofrecen a las enfermas y hermanas para comer”, comenta la Fallera Mayor de la comisión.

En este día tan completo tampoco faltó la tradicional Dansà del grupo de baile de la Falla Padre Alegre- Enrique Navarro, que ofreció en el jardín del Cottolengo una muestra de los bailes típicos valencianos.

Por la tarde, a las 18:00h, dio comienzo la Ofrenda de Flores y Frutos en los que cada comisión, año tras año, aporta voluntariamente alimentos no perecederos así como productos de higiene que son muy necesarios para el día a día en el Cottolengo.

“Representar a mi Falla en un acto con tanta historia y que organizamos siempre con tanto cariño es increíble para mí. Además, se trata de una jornada en la que participo desde bien pequeña, bailando e incluso haciendo de presentadora”, concluye la Fallera Mayor de la comisión, Paula Martínez.

En el siguiente enlace podéis conocer el día a día del Cottolengo del Padre Alegre.