Compartir

El espectáculo acrobático y aéreo que ha precedido la entrega de la llave de la ciudad a sus majestades ha sorprendido a todos los asistentes.

Sus Majestades de Oriente han llegado esta tarde a la ciudad de Torrent, la cita anual más esperada por los niños y niñas de la localidad. Miles de vecinos y vecinas han acudido a este encuentro tan especial donde la magia y la emoción de los más pequeños han sido las protagonistas.

El pregonero real ha comenzado la cabalgata anunciando la llegada de la comitiva acompañado de tabal y dolzaina, y repartiendo miles de “medidas” con la figura de Godofredo para facilitar a grandes y pequeños la recogida al vuelo de las golosinas lanzadas. Este año se han repartido más de 600.000 caramelos y 10.000 bolsas de snacks, aptas para celiacos, cantidad que supone un 25% más del que se echaba hasta ahora. Además, la cabalgata ha lucido como nunca, el Ayuntamiento de Torrent ha doblado la decoración de luces de Nadal y ha engalanado los comercios de la ciudad.

La ilusión y la fantasía se respiraba por toda la Avenida, desde el comienzo hasta el final de la cabalgata. Todo esto ha sido posible gracias a todos aquellos que han acompañado a los Reyes de Oriente en este recorrido por nuestra ciudad.

Los representantes del tejido asociativo y de las fiestas y tradiciones de la localidad han desfilado durante todo el itinerario y también ha habido la presencia de varios ballets de danza profesional que han amenizado el trayecto.

La banda del Círculo Católico ha entonado villancicos ambientando el inicio de la cabalgata, junto con la participación extraordinaria de las clavariesas de la Purísima, que han formado diferentes grupos artísticos dentro del boato real. El rey Melchor ha sido acompañado por la representación del colectivo fallero de Torrent: las Falleras Mayores, Carmen Sirvent y Paula Giménez, junto a las cortes de honor y con la participación del grupo infantil de la Falla Ángel del Alcázar, ganador del concurso de playback fallero de este año con una pieza musical muy adecuada ambientada en Nadal.

El rey Gaspar ha entrado a la ciudad acompañado por el capitán moro, José Serer y el alférez cristiano, Raúl Mil y precediendo la comitiva del Rey Baltasar. Grandes bolas hinchables de luz han decorado la carroza de acompañamiento de Gaspar donde ha desfilado la Reina Andaluza Infantil, la Dama Andaluza Mayor, las Damas de la Musa de la Música, las representantes del Centro Cultural Rociero Andaluz de Torrent, la Fallera Mayor de Adisto Carla Fulgado, y la Dulcinea de la Asociación Castilla La Mancha de Torrent, Sonia Hernández.

Por último, la Corte de Honor de la Fallera Mayor Infantil, la Musa de la música, Gema Guillamón y la Reina Andaluza, Sheila Vilanova, han acompañado al rey Baltasar. La Unión Musical de Torrent ha sido la encargada de cerrar la cabalgata, dando en Ramón y Cajal el espectáculo de acrobacia que ha dejado boquiabierto al público. Por sorpresa, mientras el público esperaba la aparición al escenario del Reyes, un grupo de acróbatas se ha elevado usando telas y aparatos de equilibrio sobre una estructura a 10 metros de alzada poniendo en escena un espectáculo aéreo encima mismo de los miles de espectadores. Luz y pirotecnia han dado una nevada artificial acompañada de confeti que ha aprovechado como colofón para que aparecieran de manera mágica los Reyes al escenario.

A continuación, el alcalde Jesús Ros ha hecho entrega de la llave que ha permitido que, Melchor, Gaspar y Baltasar con la ayuda de sus pajes reales, accedieran a las casas de los vecinos del municipio para entregar los regalos. Todos aquellos niños y niñas que lo han deseado han subido al escenario para saludar y fotografiarse con sus majestades de Oriente. Se cerraba así una cabalgata mágica que ha destacado por la anchura de la nueva ubicación del espectáculo final permitiendo a un mayor número de asistentes estar más cerca del decorado real. La más austera de las cabalgatas, pero no por eso menos lucidora. La delegación de Fiestas ha invertido un total de 31.500 euros en esta celebración, reduciendo el presupuesto de la Cabalgata en un 30%, pero destinando mayores recursos a las golosinas lanzadas y ofreciendo un espectáculo musical que ha sorprendido al público.