Compartir

La rica orfebrería valenciana, más allá del traje regional.

Así de espectacular y radiante comenzaba Jessica Hernández Domenech uno de los días más importantes de su vida; el de su enlace matrimonial con Rafael García Sancho en la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción de Beneixida.

Lució un ahorcador de estilo isabelino montado con perla cultivada de diferentes tamaños, dando prioridad a la mostacilla, esa micro perla tan minuciosa y fina de 1 mm, combinado con cristal de Swarovski; una joya preciosa que su peluquero y amigo Frank Buceta Colomer supo reinventar como tocado e integrar en ese sofisticado recogido de ondas en el que Frank quiso esconder su larga melena para la ceremonia y la comida y así darle un toque más formal.

Los pendientes de estilo isabelino y ornamentación vegetal con 6,5 cm de largo, terminaban en una preciosa perla de forma de pera de 12 mm que estilizaban su cuello y realzaban su belleza.