Compartir

La candidata del Partido Popular a la Alcaldía apuesta por subir la subvención al 35% del presupuesto en lugar de aplicar una tasa turística

La candidata del Partido Popular a la alcaldía de Valencia, Mª José Catalá, apuesta por subir la subvención de las Fallas, antes que aplicar un nuevo impuesto a la actividad turística.

Catalá ha afirmado en un comunicado que “una manera directa de ayudar a las Fallas es subirles la subvención al 35% del presupuesto que destinan al monumento y no gravando la actividad turística”.

Mª José señala que el incremento de la subvención destinada al monumento fallero al 35% supondría al Ayuntamiento una inversión de unos 700.000 euros.” De esta manera, una Falla que destine aproximadamente unos 15.000 euros al monumento fallero podría pasar de tener una ayuda municipal de 3.000€ a 5.000€“ y ha anunciado que el ayuntamiento tiene capacidad para ayudar a las Fallas sin necesidad de aplicar un impuesto turístico “es posible ayudar a las Fallas subiendo la aportación municipal con el fin de mejorar los monumentos que se plantan en la ciudad e incrementar al mismo tiempo el presupuesto de los artistas falleros”.

Tal y como manifiesta la candidata a la alcaldía “en el PP no somos partidarios de nuevas tasas o impuestos a la actividad económica, y menos de una ocurrencia como la planteada por los socialistas, que no sabemos si iría a un fin concreto o a una caja única, y que además han lanzado de manera irresponsable sin consensuarla con el sector turístico”.

Otro de los aspectos en los que ha hecho hincapié es en la necesidad de una planificación previa con respecto a los operativos de limpieza y de la actuación de la Policía Local, para poder evitar lo sucedido este año. Ha demandado que el Ayuntamiento “Tiene que hacer más para mejorar la ciudad durante las Fallas, reforzando la seguridad y la limpieza, reforzando la protección de los monumentos histórico- artísticos; y tiene que criticar menos al turista, al que el gobierno municipal, entre ayer y hoy, han calificado de incívico y al que se pretende gravar con una tasa”.

Finalmente ha manifestado que “Si queremos proyectar esta Fiesta como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, y si queremos situarla en el mapa de las más importantes de las que se celebran en el mundo, hay que hacer desde el Ayuntamiento más cosas a nivel cultural y criticar menos”.