Compartir

Manolo Más llegó a la concejalía de Fiestas y Cultura Popular con la misión de organizar las fiestas, pero reconoce que su vertiente es el mundo fallero y eso es algo indiscutible que nunca ha dejado de reconocer.

De hecho, reconoce que cada día aprende algo nuevo de las Fallas a pesar de ser fallero de toda la vida y haber pertenecido durante años en cargos representativos del mundo fallero. Su llegada al Ayuntamiento de Valencia le hizo realizar cursos acelerados sobre las fiestas de la ciudad de Valencia porque uno nunca llega a saber la riqueza que tiene su ciudad.

Manolo es fallero de Exposición de toda la vida y se considera un fanático de todo lo que desarrolla; intenta involucrase lo máximo posible con pasión, aunque esa pasión, en ocasiones, le lleve a equivocarse en todos los sentidos.

VLF: ¿Eres fallero de toda la vida de la misma comisión?

La verdad es que sí, soy fallero de Exposición desde siempre y no porque sea una falla de especial sino porque yo he nacido y he crecido en ese barrio, mis padres vivían toda la vida en la calle Dr. Moliner 2, he estudiado en el Colegio de los Escolapios; por eso en su día me apunté a la falla de mi barrio, y sigo perteneciendo a ella aunque en la actualidad no viva en el barrio.

“Soy un apasionado de Valencia y de sus fiestas”

¿Te consideras un “ultra” de Exposición?

Sí, y no sólo soy un ultra Exposición, pero desde otro punto de vista diferente, el de la pasión, sino que soy un ultra del Valencia C.F., un ultra de mi trabajo… Me considero un ultra de todo aquello en lo que me implico. También es verdad que si la vida en un momento determinado te marca otro camino, como a mí me paso en su día con el mundo del fútbol a nivel profesional, soy de los que procuro apartarme aunque genere pena; tal y como ocurrió el día en que tuve que apartarme del Valencia C.F., profesionalmente hablando en cuanto a la gestión que desarrollaba desde el club, en un momento en el que el Valencia decidió prescindir de mis servicios y me fui, aunque eso me costara muchas lágrimas y disgustos. Pero bueno, eso sí, reconozco que si se está, se está.

“Hoy por hoy le sigo dando gracias a esa pasión con la que trabajo día a día”

Tras tu marcha del Valencia llegas a la Concejalía de Fiestas, ¿cuál es tu balance de estos 5 años?

Los balances no los puede hacer uno, te dejas llevar por el día a día, por la ilusión que le pones, por el interés que tienes con las cosas que haces… Pero el balance no te lo podría decir.

No creo que haya nadie que se levante por las mañanas pensando en que está haciendo las cosas bien, y se sienta a gusto consigo mismo, con su trabajo… por eso a mí me preocupa más el futuro, lo que vendrá, que lo que se ha hecho hasta el momento. No puedo llegar a una conclusión definitiva.

Y personalmente, ¿cómo estás?

Ilusionado con lo próximo que tenga que venir, siempre lo digo. Me pasé cuatro años trabajando en la radio, y cada día, cuando acababa escuchaba el programa grabado para ver dónde me había equivocado, dónde había cometido un error, para saber qué podría mejorar. Y en ese sentido lo hecho, hecho está; por eso, para mí, no tiene sentido estar valorando lo que has hecho o poniéndote medallas con tu gestión. Lo que tienes que hacer es aprender de todo eso, sumar y pensar que en el futuro las cosas se tienen que ir haciendo, como mínimo, con la misma ilusión y la misma pasión con que lo has estado haciendo hasta hoy.

Antes de estar en el Valencia C.F., ¿fuiste Vicepresidente de Junta Central Fallera?

Sí durante los cuatro primeros años de la primera legislatura de Félix Crespo como concejal de Fiestas. Estuve en Junta como Vicepresidente de Medios de Comunicación; y los 4 años siguientes, ya en su segunda legislatura, estuve como asesor de fiestas del Ayuntamiento de Valencia.

De Junta Central Fallera si que saco uno de los balances positivos y más emotivos de mi vida cuando se cierra el capítulo de Junta, por la supuesta incompatibilidad que tenía el cargo de asesor al depender directamente de un partido político. No pude continuar y yo sí que tengo guardada una carta de prácticamente la totalidad de Junta Central Fallera pidiéndole al concejal que no hiciera caso de esa norma, que no valía la pena, y que intentara que yo continuara trabajando en Junta; ese sí que es uno de los aspectos de mi vida, uno de los momentos en los que a la hora de hacer valoraciones del pasado, tengo guardado en mi corazoncito y en mi satisfacción personal por la gente de Junta, que en tantas ocasiones son criticado. A mí me demostraron todo lo contrario, y eso para mí fue muy importante y lo valoré mucho.

¿Volverías a Junta Central Fallera si dejaras la política? Porque tú siempre has dicho que eres más fallero que político, ¿no?

Sabes que no soy nada político porque entre otras cosas no soy nada diplomático, más bien todo lo contrario porque soy impulsivo y contundente en mis afirmaciones, en muchas ocasiones; pero sí que soy dialogante, fíjate si es curioso porque a pesar de ser impulsivo y de ser una persona con carácter me considero dialogante, incluso en el peor momento me gusta siempre hablar las cosas.

Mi faceta política no la estoy desarrollando como tal, creo en el partido que me ha dado un puesto de trabajo y me ha facilitado el hecho de poder desarrollar el trabajo que más me gusta, pero de ahí a una carrera política… Ni me lo planteo, ni me interesa, ni estoy en el Ayuntamiento hoy en día buscando nada de todo eso, más bien todo lo contrario.

Y respecto a si volvería a Junta Central Fallera… ¡Volvería de lo que fuera si me llamaran! Creo que no me lo podría dejar, al igual que me ocurre con el mundo de la fiesta y de mi falla. Aunque en el caso de Junta si no contaran conmigo porque hay gente nueva, pues tampoco pasaría nada, nadie tiene porque ser perpetuo, ni muchísimo menos; podría acabar esto y dedicarme a otros derroteros e ir cerrando capítulos.

“La época más feliz de mi vida son los cuatro años que hice radio”

Cuando llegas a gestionar la Feria de Julio, ¿la conocías un poco desde dentro?

Bueno la había vivido de alguna forma, tenía la percepción de lo que era por la vinculación que tenía con el mundo fallero, y porque los cuatro años que estuve de Vicepresidente de Junta no trabajé pero sí que participé en muchos actos a los que asistía con las Falleras Mayores.

Y la Feria de Julio, ¿ha cambiado mucho de cómo te la encontrase a la de ahora?

De eso sí que me siento feliz, quiero decir que incluso con Félix Crespo y ahora con el concejal Paco Lledó y con su asesor Nacho Pou, me parece que hemos conseguido dar un giro a bastantes cosas, sobre todo hemos conseguido, poner las cosa cada una en su sitio. A mí me daba la sensación de que a la Feria le faltaba reorganizarse, no podíamos pretender que todos los fines de semana los ocupara el mundo fallero y luego contar con el resto de ciudadanos los lunes y martes, por ejemplo, eso se tenía que reorganizar.

También había que abrir la Feria a más gente y buscar puntos de encuentros que la hicieran divertida. Fíjate este año, cinco años más tarde, me parece que es la más divertida de todas, porque estamos hablando de que esta es la fiesta de nuestro pueblo, la gente de un pueblo esta deseando que lleguen sus fiestas, y eso es de lo que tenemos que concienciarnos los valencianos. Sin duda, es la mayor asignatura pendiente que tenemos nosotros.

Y el concepto de verbena, que es este año cuenta con siete presencias dentro del programa de la Feria de Julio, creo que vale mucho la pena.

“La Feria de Julio son las fiestas de verano del pueblo de Valencia”

¿Hay alguna forma de buscar la participación de la gente?

Es unas de las cosas que tuvimos muy claro en el planteamiento desde el principio cuando retomamos la Feria de Julio: acercar la feria a todos aquellos rincones donde estaba la gente. Es complicado decir a los ciudadanos que se acerquen los fines de semana a disfrutar de los diferentes eventos que te ofrece el Ayuntamiento, cuando la gente está pensando en ir a disfrutar a la playa, a sus apartamentos, a sus casas de campo o a su pueblo. Pero si con las acciones como la “Gran Nit de Juliol”, vamos consiguiendo una afluencia extraordinaria de gente, es una de las claves para lograr participación sin esperar a que la gente viniera donde estábamos nosotros, sino acercándonos a los focos de gente como la Plaza de la Virgen, el casco antiguo en el Carmen, el paseo Marítimo y todos aquellos lugares donde pudiera haber gente, porque esos son sitios que aunque no hayan muchos valencianos siempre hay turistas, y entre los de fuera y la gente que arrastramos nosotros siempre conseguimos un flujo importante de personas.

En la época de Félix Crespo, ¿comenzasteis a acercar la Feria a las pedanías?

Sí, pero en la actualidad lo hemos reducido por cuestiones presupuestarias, y sólo vamos hacer una acción en la pedanía de la Torre. A mí esta acción me gusta porque la gente pone cara de sorprendida, y además es cierto que cuando llegas a los sitios se alegran porque logramos integrarlos; aunque también es verdad, que como tampoco tenemos mucho dinero para poder anunciarlo, a la gente le cuesta enterarse, y al final la inversión de tiempo y de dinero en el evento, si uno lo pone en una balanza, se descompensa un poco, pero aun así es gratificante.

Otra parte importante de la Feria de Julio son las preselecciones, ¿crees que la nueva propuesta de la interagrupación recientemente aprobada podría poner en riesgo estos actos?

Pues por poco que dije un día en una emisora de radio, casi se acaba el mundo. Yo en un momento determinado expresé una opinión porque creo que afortunadamente desde el Ayuntamiento somos conscientes de la importancia que tiene el colectivo fallero e intentamos organizar otras actividades en diferentes puntos de la ciudad para todo el mundo; a pesar de que sigamos manteniendo como punto neurálgico de la Feria de Julio los Jardines del Palau, y estos en estos momentos ocupan los fines de semana los falleros y queremos que los ocupen con brillantez, pero no sólo en cuanto a la organización del acto, sino en la asistencia de gente.

A mí esa medida me preocupa pero no desde un punto de vista de enfrentamiento de agrupaciones o no agrupaciones, cosa que no entiendo y no me gusta, no me suma nada, creo que no aporta nada a la fiesta, porque creo que vamos todos por el mismo camino y que esta fiesta ya es bastante difícil con la situación económica actual para que encima los falleros nos estemos dando tortas los unos a los otros. No entro en nada de todo esto pero sí que espero, y es deseo del concejal y de todos nosotros, que la fiesta de las Fallas siga contando en los actos de preselecciones con la mayor participación de cantidad de gente posible porque es lo que al final convierte en éxito cualquier acto.

Insisto en el dato que hemos dicho desde al ayuntamiento y es que cada noche de esas le cuesta 3000 euros, no podemos hacer un acto de esa cantidad de dinero y un año presentarnos allí tres falleras y tres familias; emplear un viernes o un sábado en una preselección que logre reunir a 50 personas y que al ayuntamiento le cueste medio millón de las antiguas pesetas, y que un lunes o un martes actúe Vicente Ramírez y Rosita Amores que nos pueden parecer de otra época pero llevan 1000 o 1500 personas, es algo que tendremos que tener en cuenta porque estos artistas pueden ganar un derecho preferente si los falleros no demostramos lo contrario, y podríamos perder esa opción.

¿El presupuesto destinado desde al ayuntamiento al tema de las preselecciones es importante?

Sí, claro. Multiplica 3000 euros por 17 preselecciones, son 18 sectores pero Benicalap y Campanar van juntos, estamos hablando de 9 noches de preselecciones que ocupan los falleros, y encantado de que así sea, nosotros lo vamos a dudar… El concejal que se muere por la fiesta de las Fallas, en mi caso que me muero por ser fallero, en absoluto, pero claro nosotros también se lo tendremos que devolver a la ciudad. Los falleros no tenemos que estar esperando siempre a que nos estén dando y no devolver nada, hay que devolver cosas a la gente y reconocer el mérito del ayuntamiento por apostar por una cosa así, pero una apuesta que sea participativa y popular.

Llegado al extremo de que se presentaran sólo dos o tres candidatas a las preselecciones, ¿que medidas se tomarían?

Esa no es competencia nuestra, el concejal a día de hoy no se ha querido plantear nada porque si no da la sensación de que estamos queriendo presionar porque no nos gusta la medida que se ha adoptado, y no es que no nos guste, sino que nos preocupa que puedan devaluarse las preselecciones. A lo mejor resulta que la medida es muy buena para el mundo de las Fallas, y hemos encontrado la gallina de los huevos de oro… Pues fenomenal, perfecto, si es bueno para las Fallas es bueno para el Ayuntamiento y es bueno para la ciudad; pero tendremos que demostrar a nosotros mismos de lo que somos capaces los falleros, que ya sabes que en muchas ocasiones los falleros somos los que somos.

¿Es complicado buscar un programa de actividades para contentar a todo el mundo cuando cada año la bajada del presupuesto es mayor?

Nosotros lo que hacemos es recortar el gasto externo, es decir, todo aquel el que el público no nota directamente. Estamos intentando ajustar las partidas al máximo para que al final, se pueda poner un escenario, un equipo de música, un equipo de luz y una buena actuación encima del escenario, eso por encima de todo.

Luego además el esfuerzo que están haciendo las empresas a la hora de rebajar precios y presupuestos, y lo están haciendo, están dando un paso al frente y nos están ayudando.

Además, otro tema que nos creó cierto resquemor este año y queremos retomar cuanto antes es el tema de la pirotecnia. Este año dejan de estar presentes los cuatro castillos porque parecía como si el pirotécnico disparara a disgusto y se notaba en el resultado falta de ganas e interés. Por lo tanto, ante esa situación nos hemos visto forzados a parar y a preparar de cara al año que viene, junto a la colaboración de la Diputación de Valencia, un Festival Pirotécnico Ciudad de Valencia o por lo menos que la pirotecnia tenga mayor protagonismo.

“130 Eventos en un mes, salen a tres actos diarios”

¿Cuánta gente hay en la organización de esta Feria de Julio?

Pues lo que es el núcleo duro empezando por el Concejal Francisco Lledó, continuando por su asesor Nacho Pou y en mi caso como coordinador; y luego ya tenemos al resto del equipo de gente, podemos tener 4 o 5 coordinadores, y luego ya entre unas 20 o 25 personas de los que sudan, de los que tienen que llegar al sitio poner las sillas, desmontarlas y luego dejarlo todo limpio y son gente de la que también se les ha pedido el esfuerzo de que den más por menos y lo han aceptado y encima bien contentos por colaborar con la Feria de Julio y con el Ayuntamiento, y en definitiva son las artífices de todo esto.

¿Lo más importante es que se crea como una pequeña familia?

La verdad es que el ambiente es extraordinario, esto engancha. Mi forma de entender la vida y los colectivos a la hora de trabajar, es haciendo equipo, que a todo el mundo tenga más o menos capacidad para desarrollar cualquier actividad se le pueda sacar el máximo de sí mismo y, en ese sentido, hacemos que la gente haga equipo y se sienta importante.

¿Cómo se llega a organizar hasta 24 actos diferentes en una noche, como es el caso de la Gran Nit de Juliol?

Con coordinación, el año pasado tampoco fue tan complicado. Parece que sí que lo es, pero como nosotros no estamos juntos en el mismo sitio sino que en cada espacio pones una o dos personas responsables del evento y otras de apoyo, no es tan complicado. Eso sí, mucha planificación.

La preselección más espectacular de todas es la que hacen los sectores de Benicalap y Campanar, y llevamos varios años que coincide esa noche con la Gran Nit de Juliol cuando nos gustaría que fuera otra noche para poder disfrutarlo todo, porque cuando bajas a los Jardines de Palau y ves a más de 1500 personas disfrutando de un acto fallero, eso te reafirma en ese sentimiento que tenemos todos de preocupación ante la nueva norma que se aprobó en la Asamblea de presidentes, que es absolutamente respetable. Sectores como Benicalap y Campanar que eso no lo tienen en cuenta, ellos no buscan simplemente la candidata por la candidata, sino que son capaces de reunir a un gran número de gente y hacer un espectáculo para todos los presentes. Y este año, por si fuera poco, vuelve a coincidir con la Gran Nit de Juliol ese gran espectáculo fallero que nos ofrece Benicalap – Campanar.

¿Nuevos actos en la Gran Nit de Juliol?

Un desfile espectacular a las 22:15 horas de la noche de grandes figuras “Brotons” que ahora están tan de moda, son inflables pero uno de ellos por ejemplo mide cinco metros de alto por ocho de largo y vienen desde Cádiz a ofrecernos su espectáculo, y creo que esto va ser lo mas llamativo, irán acompañados por una gran tamborada por toda la calle de la Paz hasta la plaza de la Reina.

La “Muixeranga” es una iniciativa del Centro Cultural Bancaja, vienen desde Algemesí más de 100 personas; tendremos flamenco, una verbena, la actuación de una tuna, una exposición de objetos del Desván, conciertos de la Banda de Música la Cruz Cubierta en la Plaza del Ayuntamiento y de Cornetas y Tambores en la Plaza de la Virgen ofrecida por la banda de San Luis Beltrán.

Además esa noche tendremos hasta seis museos abiertos al público por la noche; también incorporamos los altares Vicentinos a esta noche en la Plaza del Patriarca, donde actuará el primer premio de los altares vicentinos, el Altar del Tossal, además de las actuaciones de los Musicales de la Sirenita y la familia Adams, jazz, y en definitiva, una tarde-noche mágica y espectacular para que la gente salga a la calle y disfrute.

Es una cita para que esa noche la gente no se vaya a los apartamentos y que se quede en Valencia ciudad porque empezarán los actos desde a las ocho de la tarde y finalizarán sobre las tres de la madrugada.

Para finalizar, ¿otras citas importantes a las que no faltar?

Creo que los días de las orquestas como por ejemplo el día 20 con la Tribu de Sandra Polop, y las dos actuaciones de la orquesta Avatar; los jueves en los jardines del Palau también van a ser espectaculares, y no hay que perdérselos.

Luego el sábado 21, justo la noche antes a la Batalla de Flores, en los Jardines del Palau tendremos la actuación de la orquesta Topolino Brillantina, evocando un poco lo que era la Feria de Julio de antaño y que el pasado año reunió a más de 2000 personas. Esa misma noche en la Ciudad Fallera se celebrará la Nit de la Puntxà que los últimos años viene reuniendo a unas 1500 personas; y a partir del día 22, que se celebrará la gran Batalla de Flores, tendremos algo de actividades en los Jardines del Palau hasta el día 29 de Julio.

Tampoco olvidarnos de los conciertos con los mejores cantantes del momento en los Jardines del Real que atraen mucho público, no sólo de Valencia sino de fuera, a disfrutar de estos conciertos de la Feria de Julio.