Compartir

La falla más innovadora se convierte en la primera entidad que tendrá en las puertas de su sede social, y visible durante todo el año, un reloj que cuenta los días, minutos y segundos que faltan para la plantà. Una iniciativa que solo se ha visto en festejos como los San Fermines de Pamplona, o en eventos de carácter internacional como las Olimpiadas o algunas exposiciones universales.

«Ahora las Fallas también forman parte de ese horario festivo mundial puesto que ya son Patrimonio Inmaterial de la Humanidad; por eso hemos decidido darle la relevancia que merece en el calendario, como una cuenta atrás en el ciclo festivo», explica el presidente de la comisión, Miguel Ángel Pérez.

El cronómetro se pondrá en marcha este sábado día 14 de enero, a las 00.00 horas, para celebrar que solo quedarán 60 días hasta la plantà de las fallas. Unos monumentos que llevará a la plaza el Taller de Manolo Martín, bajo diseño del prestigioso creativo aragonés Isidro Ferrer. Un nuevo hito para la fiesta, por parte de una comisión que continúa luchando para sumar nuevas firmas artísticas a las páginas de su historia.

El nuevo reloj, inédito en los casales falleros, permanecerá en la fachada de la calle Corona número 33, dando visibilidad de la importancia de las Fallas a todas las personas que pasen por la demarcación en el transcurso de la ansiada espera hasta que se den por iniciadas las fiestas falleras.