Compartir

Virgen y Cristo Resucitado, respectivamente, para terminar concentrándose en la plaza Mayor.

Cristina Peris, representado la visita de la virreina Germana de Foix, ha realizado el recorrido junto a su hermandad, la Santa Cena y los Caballeros del Santo Cáliz. A su lado, las dos camareras que la han acompañado en todos los actos de esta Semana Santa, Gloria Andreu Gisbert e Irene Andreu Gisbert.

La Reina ha lucido un traje confeccionado por su propia tía y madre, elaborado con un damasco en blanco roto. En cuanto a la capa, portada por 16 pajes, tenía un largo aproximado de 7 metros y era de terciopelo rojo, además de estar decorada con la propia tela de damasco del vestido, completándose con detalles en dorado.

Al llegar a la Torre, donde les esperaba el alcalde Jesús Ros y el concejal de Fiestas, José Antonio Castillejo, ha sido el momento más esperado del día, ya que se han escuchado en toda la plaza las palabras de la Reina del Encuentro anunciando la resurrección de Cristo y el Aleluya de Händel, al mismo tiempo que se soltaban las palomas y se abría la Carxofa, de donde han salido miles de Aleluyas, pequeñas tiras de papel con versos que contienen loas a la Reina y críticas satíricas de la actividad local.

A continuación, la comitiva se ha dirigido a la parroquia de la Asunción para celebrar la tradicional misa. Una vez terminada la celebración, todas las hermandades, y esta vez tocando los tambores y cornetas con ritmo alegre, además de llevar la cara descubierta, han subido hasta la parroquia de Monte-Sión. Más tarde, Cristina, junto a toda su hermandad, se ha dirigido al asilo Santa Elena para que los torrentinos y torrentinas más mayores disfrutaran también del domingo de Resurrección.

Para poner punto final a la mañana y a las actividades de esta Semana Santa, la Reina ha realizado una visita al Ayuntamiento de Torrent, para firmar en el libro de honor y dejar constancia de su cargo, que ha representado con alegría y mucha emoción, pues ha visto cumplido su sueño: convertirse en la Reina del Encuentro y Ángel de Resurrección 2018.