Compartir

Pepita Samper Bono, es nombrada el 25 de enero de 1929, Miss España o como bien la conocían “Señorita España”. A su regreso a Valencia, tras ostentar el más alto cargo, es recibida en la ciudad como una reina, la más homenajeada, la más aplaudida y querida en toda Valencia.

Lo Rat Penat le organiza un homenaje el 2 de marzo del mismo año, en el salón de las reinas, que podía ser perfectamente homologable a la exaltación de una Fallera Mayor de Valencia, tomando posesión por aquel entonces de la “cadira payral”.

Pepita Samper se convierte en el precedente más inmediato de la figura de Reina Fallera que se creará al año siguiente, una de las primeras decisiones que toma el nuevo Comité Fallero tras su reorganización. Tras la llegada de la República el 14 de abril del 31, se cambió el título de Reina Fallera por el de Belleza Fallera, pero es en 1933, cuando se emplea por primera vez el título de Fallera Mayor.

Desde Pepita Samper, que oficialmente nunca fue Fallera Mayor, pero sí lo fue en el corazón de todos los valencianos, hasta nuestros días, año tras año, excepto los de la contienda civil, las fallas, los falleros, han tenido el privilegio de simbolizar en una mujer todos los sentimientos de una tierra que con la fiesta hace gala de su espíritu generoso, sensible, creativo y amoroso.

recibimiento-pepita-samper

fm-republica

La Guerra Civil Española hizo que entre 1937 y 1939 no se eligiera Fallera Mayor de Valencia.

fmv-1930-1936