Compartir

Después de haber sido los responsables del castillo de fuegos artificiales disparado tras la exaltación de la Fallera Mayor de Valencia, Alicia Moreno, Pirotecnia Turís vuelve a la Plaza del Ayuntamiento con una mascletà después de tres años de ausencia.

Su disparo ha tenido como principal testigo, en calidad de invitado al balcón principal del Ayuntamiento, al Delegado del Gobierno en la Comunidad Valenciana, Juan Carlos Moragues.

Otra presencia destacada en esta mascletà del día 15 de marzo ha sido la de los organizadores del Burning Man, una celebración que, desde hace más de un cuarto de siglo, cada año tiene lugar en el desierto de Nevada, en Estados Unidos, donde se construye una figura humana, elaborada con materiales similares a los empleados en las Fallas de Valencia, que igualmente que aquí es consumida por las llamas ante miles de personas.

Los organizadores de esta celebración norteamericana, Christian Almenar, Crimson Rose y Stuart Mangrun, se encuentran en Valencia para establecer lazos de amistad y colaboración entre dos manifestaciones culturales, dos fiestas del fuego, que tiene lugar a miles de kilómetros pero que comparten muchos elementos en común, y apoyar con su presencia la aspiración valenciana de que las Fallas sean incluidas en el Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO.

También han estado en el balcón los representantes de las Juntas Locales Falleras de Xàtiva, Alaquàs y Albal, y de las comisiones Rojas Clemente, Teodor Llorente, Poeta Asins-Alegret-Puçol, Primat Reig-Sant Vicent de Paúl, Bilbao-Maximilià Thous, Pintor Stolz-Burgos y Sant Rafael-Anton Martín, además de los diez ciudadanos elegidos por sorteo para disfrutar de una mascletà en el Ayuntamiento de Valencia.