Compartir

El Desierto de Nevada alberga ya una realidad: la primera falla de la historia plantada en el Burning Man.

El proyecto es obra de los artistas David Moreno y Miguel Arraiz, quienes han hecho frente a un sinfín de inclemencias meteorológicas para lograr que la plantà de “Renaixement” fuera toda una realidad.

El festival Burning Man, creado en 1986 en Baker Beach (San Francisco), es un evento anual de siete días de duración que finaliza el día del trabajador en Estados Unidos y que se desarrolla en la ciudad de Black Rock, Nevada, Estados Unidos. Esta ciudad es temporal ya que se construye cada año por los participantes del evento. Una vez que acaba el Burning Man Festival, los habitantes de Black Rock City recogen todo cuanto han instalado y dejan el desierto exactamente igual que lo encontraron.

El arte es la parte más importante de esta experiencia, por eso el fundador Larry Harvey decidió hacer una temática diferente cada año para crear el espíritu de unión con la aportación individual de cada participante ya sea mediante un disfraz, construcción o un medio de transporte original. La fundación Burning Man también beca, cada año, a cientos de artistas para que puedan elaborar sus obras y mostrarlas a los asistentes, que este año han superado los 70.000.

Sin duda una magnífica experiencia la que han vivido nuestros artistas ya que participando en ella han logrado que las fallas sean protagonistas más allá de nuestras fronteras.