Compartir

Otra de las novedades es la música en femenino para dar visibilidad a estos grupos y fomentar la igualdad de género entre las bandas valencianas.

Más conciertos de menor formato, mayor austeridad y total transparencia con la visibilidad del jurado son los tres ejes sobre los que se ha concebido Sona la Dipu, la nueva edición de un programa ya tradicional en la casa, cuyas bases han sido ya publicadas por el área de Juventud, Igualdad y Deportes de la Diputación de Valencia. Pero no acaban aquí las novedades, entre las que destaca igualmente un nuevo premio de música en femenino y la apuesta por los artistas locales y la cultura valenciana.

El objetivo principal del Sona la Dipu, en palabras de la diputada delegada del área, Isabel García, es “sustituir los macroconciertos por actuaciones de menor formato pero que nos permitan llegar a todos los municipios que lo soliciten, pues estos conciertos pueden cubrir las necesidades festivas de pequeños municipios”. En el apartado organizativo se pasa de seis a cuatro semifinales y una final, con dos ganadores en lugar de los tres habituales.

La partida total del programa es de 800.000 euros y se mantendrá el premio a la mejor canción en valenciano, aunque este galardón no es excluyente y “en ningún caso puede condicionar que un grupo que cante en valenciano gane el concurso”. Promoción de la lengua y también de referentes locales como Pep Gimeno ‘Botifarra’ o Dani Miquel, y más presencia de los grupos del Sona la Dipu en eventos musicales de relevancia en la Comunidad, como el Arenal Sound, el Low Festival, el Rototom y el festival de les Arts.

Otro de los cambios es que se prescinde del Sona la Dipu Dj’s, un programa con un coste cercano a los 70.000 euros anuales que “no tuvo la respuesta esperada de público”, según la diputada de Juventud, que compara las 30 solicitudes de dj’s presentadas el pasado año y las más de 100 de grupos de pop-rock, que serán la base del Sona la Dipu, junto al fomento de la igualdad de género entre las bandas valencianas.