Compartir

Un año más la Eucaristía de Domingo de Ramos daba inicio en la ermita de la Virgen de los Dolores donde el párroco, Arturo García, bendecía las ramas de olivo de todos los presentes.

Los niños y niñas de catequesis de primera comunión participan de manera destacada en la breve romería que conduce a los fieles hasta el templo parroquial y que cierran las cofradías del Sant Sepulcre y de Nuestra Madre Dolorosa junto a las autoridades locales.

En el transcurso de la misa se leyó la pasión de Cristo y se entregó el Credo a los jóvenes de confirmación.