Compartir

Como todos los años la festividad de San Vicente Ferrer tiene un cariz especial en Turís ya que se sigue conservando una parte importantísima y muy tradicional de la liturgia como es la de llevar la comunión de manera solemne a enfermos e impedidos. Como una continuación de la misa, y acompañado por las autoridades locales, la banda de música y numerosos fieles, salió bajo palio el Santísimo para visitar diversos hogares donde se le esperaba con especial emoción.