Compartir

Un año más la parroquia de la Natividad de Nuestra Señora celebró la fiesta canónica de la patrona, la Mare de Déu dels Dolors Gloriosos. Esta edición resultó más especial si cabe ya que se recuperó la Aurora, durante la cual la imagen sale en romería por calles del pueblo, diferentes a las de la habitual procesión.

En esta ocasión, aprovechando que recientemente se dedicó un monumento a la patrona, la imagen fue llevada por los portadors a la zona del Pi Gros y Turrulló. Resultó una madrugada muy emotiva en la que rezos y cantos acompañaban a la Mare de Déu en andas sin dejarse ningún rincón por visitar. Desde la parroquia se ha decidido dar a este acto un carácter extraordinario y se celebrará cada cinco años, coincidiendo en cada ocasión con el aniversario de su patronazgo. Concretamente en 2016 se cumplen 110 años.

Para esta ocasión se confeccionó una pañoleta con el color del manto de la Mare de Déu con la colaboración de Caixa Turís, y el Ayuntamiento se encargó de acondicionar y limpiar la zona del Turrulló donde se rezó una acción de gracias frente al monumento.

El besamanos fue otro de los actos multitudinarios que dieron paso al domingo con la celebración de la misa solemne y la procesión, con la colaboración del Grup de Danses Turís, que culmina en la ermita donde reposa la imagen hasta las fiestas patronales y populares del año que viene.