Compartir

La imposición de medallas a los clavarios y la bajada desde la ermita de la imagen de San Francisco de Borja daba inicio a los festejos preparados con motivo de la fiesta canónica del patrón de Turís.

Los jóvenes que este año se han encargado de su organización han dispuesto actividades para todos los públicos que junto a las ganas de quedar bien y el buen tiempo que ha reinado durante el fin de semana han convertido al pueblo en una auténtica fiesta.

El tríduo y la charla sobre la vida del santo daba paso a actos más populares como la cena de la jaranga, que congregó a más de quinientos comensales, y la gran macrodiscomóvil sin olvidar los magníficos fuegos artificiales de Pirotecnia Turís.

Los más pequeños disfrutaron de lo lindo con las piñatas y con la sorprendente actuación del Mago Shalom, una auténtica pasada que dejó a todos boquiabiertos. Y para todos, una gran chocolatada.

El día de la fiesta la Sociedad Musical Turisense recogía a todos los clavarios en sus casas para acudir a la misa solemne en honor a San Francisco de Borja y ya por la tarde su imagen salía en procesión para regresar a la ermita, donde permanecerá hasta las fiestas patronales y populares de 2017.

Ah, por cierto, que al llegar a la ermita y hacer el pasillo al Santo los clavarios alzaron los cirios invocando el espíritu que durante este ejercicio les ha ayudado a prepararlo todo. Seguro que cuentan con la intercesión de San Francisco de Borja.

¡Tenemos clavarios para 2017!