Compartir

Más de un centenar de personas hicieron cola ayer a las puertas de la peluquería de Carles Ruiz para coger número.

A una semana de que las Falleras Mayores de Valencia den el pistoletazo de salida a las Fallas 2016 desde las Torres de Serranos, las reservas para peinarse de fallera ya han comenzado.

Falleras de toda condición pasaron la noche al raso para coger turno de peluquería y maquillaje en este conocido establecimiento del Pasaje Ripalda durante los días grandes de la fiesta.

esther-cola-carlesLa primera en llegar fue Esther Alcalá Schmidt, Fallera Mayor de Convento Jerusalén 2016 y clienta habitual del reconocido estilista, quien a las 22:00 horas de la noche del sábado ya estaba aguardando su turno, bien equipada para sobrevivir a una noche al raso.

Pasada la media noche empezaban a llegar las primeras compañeras de Esther en la cola, y sobre las tres de la madrugada ya se habían presentado 30 personas para coger turno. Componentes de la Corte de Honor de la Fallera Mayor de Valencia 2015 como Ana Alonso y Lourdes Thereau, la Fallera Mayor de Sagunto 2008 Cristina Plumed, y un sinfín de caras conocidas aguardan pacientemente su turno con el fin de conseguir reservar su fecha.

“Pasar una noche a la intemperie tiene su recompensa porque tienes más variedad para elegir día y hora para peinarte los días grandes de Fallas” comentaba una de las señoritas.

La cola es la forma de igualar a todas en oportunidades. “En su momento, para evitar problemas, decidimos que todas tuvieran la oportunidad a la vez. Si no, los turnos se cogerían casi de año en año” explicaba el estilista Carles Ruiz. De hecho, más de 100 personas ya tienen cita para la semana fallera.

“Carles peina de media entre 80 y 90 personas al día”

Uno de los secretos de Carles Ruiz, y por el que tanto las Cortes de Honor como las Falleras Mayores de Valencia y cientos de falleras acuden a su peluquería, es su habillidad a la hora de peinar ya que gracias a su buen hacer consigue que niñas y mujeres luzcan con el peinado perfecto, de forma cómoda y sin el dolor de los ganchos.