Compartir

La Lonja, las danzas de Els Tornejants y la Muixeranga Nova de Algemesí fueron los protagonistas.

La palabra en común era Patrimonio y su objetivo, vincular los elementos valencianos que ya son Patrimonio de la UNESCO con la candidatura de las Fallas para dicho galardón.

La magia empezó ya en el principio de la cabalgata. Entre las columnas de la Lonja, declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad en 1996, donde las danzas de Els Tornejants y la Muixeranga Nova de Algemesí (elementos destacados de las fiestas de la Virgen de la Salud de Algemesí), dieron lugar al desfile. Cabe destacar que estas danzas fueron declaradas Patrimonio Inmaterial de la Humanidad en 2011.

Los primeros aplausos, dentro de la Lonja, se arrancaron cuando el más pequeño de la Muixeranga, y desde lo más alto, desplegó la pancarta en la que se leía #FallesUNESCO.

Entre el público, falleros, valencianos, turistas y vecinos disfrutaron de un recorrido desde la Lonja a María Cristina y la Plaza del Ayuntamiento al ritmo de la Escola de Tabal i Dolçaina.

Al acto se sumaron comisiones como la Falla del Mercado Central o la Falla Plaza del Doctor Collado, por cuyas demarcaciones pasó la cabalgata.

Como cierre, de nuevo, el despliegue del cartel #FallesUNESCO a los pies de la Falla Municipal y ante la atenta mirada de todo el público que llenó la Plaza del Ayuntamiento con el calor de sus gritos y aplausos de apoyo.

La Concejalía de Cultura Festiva ha sido la encargada de llevar a cabo esta primera edición de la Cabalgata del Patrimonio. Una cabalgata, en la que cada año se puede mostrar lo más relevante y valioso del patrimonio cultural inmaterial valenciano.