SEMANA SANTA /// Domingo Santo , desfile de resurreccion
Compartir

El arzobispado prepara un decreto como el aprobado en Castelló que estipula exigencias para “recristianizar” las hermandades y que no sean “como fallas”.

El objetivo es que las cofradías no sean como una asociación cultural más, sino que impere en ellas el sentido católico que se les presupone. Por ello, el Arzobispado de Valencia va a regular en un decreto próximo los requisitos que deberán cumplir los 50.000 valencianos que integran las cofradías y hermandades de la diócesis de Valencia. Las condiciones que todos los miembros deberán acatar son cinco: ser católico, lo que deberá justificarse mediante certificado de bautismo; no haber rechazado públicamente la fe católica; no haberse apartado públicamente de la comunión eclesiástica; no encontrarse en curso de una excomunión impuesta o declarada; y, finalmente, llevar una vida moral conforme con las enseñanzas de la iglesia.

Así lo confirmó el sacerdote Antonio Díaz Tortajada, responsable de la comisión diocesana de Religiosidad Popular quien ha adelantado que Valencia va a secundar a corto plazo la iniciativa que esta semana ha materializado el obispado de Segorbe-Castelló, al firmar un decreto que regula desde los requisitos que deben cumplirse para formar parte de una cofradía hasta la potestad que tiene el prelado para disolverla, vigilando sobre todo que sus miembros transmitan la doctrina cristiana y sean un ejemplo en su vida cotidiana.

El documento de obligado cumplimiento para las cofradías estipula otras obligaciones de los miembros, que incluyen aspectos llamativos como “no hacer uso indebido o impropio del hábito, signos o símbolos representativos” de la asociación, así como “guardar el debido orden y compostura en todos aquellos actos o actividades organizadas por las cofradías o hermandades, especialmente en los actos litúrgicos y en las procesiones”.

Castelló da un plazo de tres años para que todas las cofradías adapte el contenido de este estatuto-marco. Valencia también dejará un periodo de adaptación.