Victoria Tejero y Mar González

Ma-Vi-Mar, indumentaria valenciana

Tras más de 25 años al servicio de la mujer fallera observaron que los cancanes que habían en el mercado no satisfacían las necesidades de sus clientas por su excesivo peso, incomodidad e inestabilidad y decidieron dar el paso de crear su propio ahuecador y patentarlo: así nació el ALÇAOR.

Mar, 23/10/2012 - 23:32

Victoria Tejero y Mar González, madre e hija, regentan la tienda de indumentaria MAVIMAR.

Victoria empieza en 1980, en la misma tienda en la que se encuentra hoy en día, con un taller de Corte y Confección en el cual cosía a medida todo tipo de prendas, desde un traje de cristianar a un traje de novia.

Daba clases siguiendo su propio sistema en corte y confección, hasta escribió un libro que se puede ver en las bibliotecas públicas de Valencia y naturalmente en su tienda. Alternaba esta labor con la confección de indumentaria valenciana.

Con el tiempo, la indumentaria valenciana desbordó a Victoria de trabajo y tuvo que centrarse en la confección de indumentaria valenciana. Fue en este momento cuando su hija entró a formar parte de este proyecto.

Después de más de 25 años al servicio de la mujer desarrollando trajes para todo tipo de falleras y para las Falleras Mayores en particular, observaron que los ahuecadores que habían en el mercado no satisfacían las necesidades de sus clientes por su excesivo peso, incomodidad e inestabilidad; por lo tanto, se decidieron a dar el paso de crear su propio ahuecador y patentarlo: así nació el ALÇAOR.

En un principio, se destinó el ahuecador para la familia, y al comprobar que al estar hecho completamente a medida, se adaptaba a la niña o a la mujer fuese cual fuese su ergonomía, y era realmente cómodo y ligero, decidieron ponerlo a la venta.

El Alçaor se caracteriza por su comodidad, ligereza, flexibilidad y la estabilidad que le permite mantener un vuelo perfecto; así como la utilización de los mejores materiales del mercado para que sea el más duradero. En definitiva, el Alçaor hace que la mujer luzca en todo momento con el mayor esplendor la belleza de nuestro traje regional.

La primera Fallera Mayor de Valencia que tuvo este ahuecador patentado fue Noelia Soria, en el año 2004. Y desde entonces, las Falleras Mayores de Valencia pueden presumir de haber disfrutado de esta prenda ligera y flexible que les ayuda a lucir sus trajes de valenciana.

"El Alçaor se confecciona adaptándose a la ergonomía y a las necesidades de la clienta"

En esta tienda podemos encontrar un ahuecador a la medida de la clienta. Las cinturillas están preparadas para que no hagan daño y acoplen a la cintura de las clientas. No pesa, es muy ligero, y el vuelo viene determinado por el gusto de las clientas. Desde MAVIMAR aconsejan que las clientas se decanten por un vuelo discreto.

MAVIMAR apoya la iniciativa de recortar el vuelo en las faldas porque, ante todo, indumentaristas y artesanas se preocupan por conservar la identidad del traje regional. Trabajan para que no se desvirtúen las tradiciones en un sector tan importante como es la indumentaria.

"El tema del vuelo es un problema serio que debe solucionarse en el colectivo desde el fabricante de tejidos hasta el indumentarista que confecciona el traje porque el peso de la tela o el dibujo influye a la hora de elegir un determinado vuelo. Se debe asesorar a la mujer fallera; sólo así, entre todos conseguiremos que no se desvirtúe la indumentaria valenciana y se conserve toda la autenticidad de nuestro traje regional".

Para la realización de un ahuecador se precisan materiales de excelente calidad, confeccionado de manera puramente artesanal, en tan sólo 24 horas entregan el producto terminado a las tiendas de indumentaria especializada bajo pedido.

La fabricación del Alçaor se debe a que se dieron cuenta de que en el mercado no existía ningún cancán o ahuecador fabricado de forma artesanal, totalmente personalizado y a medida. Victoria y Mar tuvieron el valor de diseñarlo y lanzarlo a la venta. Sus clientas afirman que se tratan de una prenda ligera, flexible, estable, duradera y que otorga a sus faldas un vuelo natural tal y como se contemplan en las ilustraciones y grabados de nuestros pintores valencianos.

MAVIMAR apoya la iniciativa de recortar el vuelo en las faldas desde hace años y aboga por reproducir el traje regional de la forma más fidedigna posible

El Alçaor se ha ido perfeccionando cada vez más. "Aplicamos las nuevas técnicas al servicio de la indumentaria valenciana. Nos sentimos orgullosas de aportar mucho a nuestra indumentaria".

Como novedad, este año Mavimar apoya al mundo fallero y asume la subida del IVA.

Pero no sólo podemos adquirir un ahuecador en Mavimar, a pesar de que el Alçaor se haya convertido en el producto estrella (porque nadie más ha sido capaz de desarrollar un producto de estas características), ya que como tienda de indumentaria que es podemos encontrar todo tipo de prendas de indumentaria tanto para hombres como para mujeres y niños.

Actualmente continúan las rebajas dedicadas a la indumentaria masculina porque como bien dice Victoria "Detrás de cada fallera hay un gran hombre (novio, marido, padre, hermano, etc.) que hace que se cumplan las ilusiones de ésta". Por esta razón, Mavimar ha querido rendirles su particular homenaje ofreciéndoles los mejores precios del mercado para que el hombre fallero también luzca sus mejores galas.

Entre una de las iniciativas se encuentra la de dedicar un mes a la ropa interior valenciana (medias, calcetines, pololos, chambra, enaguas y alçaor); habrá otro mes dedicado a las peinetas, aderezos y complementos. Enero es el mes del frío, así pues las rebajas serán tanto para hombres como para mujeres ya que podremos encontrar mantas morellanas, capas, capelinas, etc. Y por último febrero será el mes de las mantillas.

La satisfacción de los clientes al llevarse un producto totalmente personalizado es la clave del éxito de Mavimar.

J.González