Artesà Faller

Paco Mesado Poveda

Francisco Mesado Poveda nació en la localidad castellonense de Burriana. Desde muy joven demostró una enorme inquietud por el arte y demostró la capacidad artístico-creativa que albergaba en su interior.

Dom, 29/04/2012 - 20:44

Comenzó a aprender el oficio en el taller de un gran artista de Burriana, José Pascual "Pepet", quien ejerció  una gran influencia en la forma de concebir el monumento, pero fue José Martínez Mollá quien definitivamente terminó de dar forma al estilo de Mesado, con el que  estuvo trabajando ocho ejercicios. En la última etapa con Martínez Mollá, comenzó a firmar fallas infantiles en solitario, siendo la primera para la comisión de Lope de Vega.

En 1982, debutó en solitario con muchas ganas e ilusión con la realización de la falla grande para la comisión de Pintor Domingo-Guillem de Castro. Este fue el pistoletazo de salida a una intensa e imparable carrera artística plagada de éxitos y glorias que le ha proporcionado colocarse en un lugar privilegiado entre los grandes de las fallas. Los años 90 y principios del 2000 marcaron los grandes éxitos de su carrera profesional, concentrándose en este periodo los primeros premios en plazas emblemáticas.

Paco Mesado afirma que el primer premio es el que siempre te marca, y él lo consiguió con la falla plantada en Almirante Cadarso-Conde Altea. Aunque reconoce que el premio que más le ha llenado personalmente ha sido el logrado con la comisión Duque de Gaeta-Pobla de Farnals; esta es la falla de la que se siente más orgulloso, una falla inspirada en el mundo del comic de Mortadelo y Filemón, como homenaje al ilustrador Francisco Ibáñez. Disfrutó muchísimo con l participación de Hernán Mir en el proyecto, que se volcó en el mismo desde el primer día, llegando incluso a lograr que el propio Ibañez fuera invitado a disfrutar de su obra hecha realidad.

Asimismo recuerda con especial cariño la falla realizada para Sueca-Literato Azorín, una falla completamente modelada y de vareta, que alcanzó el primer premio.

Mesado no continuó trabajando para la Sección de Oro de las Fallas porque las ofertas presentadas no han sido atractivas; el mismo artista afirma que prefiere ser “un oro de primera que un segundón de especial”. Además, señala que para que un artista se involucre en un proyecto de esta envergadura es necesario contar con una buena plantilla y un buen taller. Todavía recuerda, no hace mucho, que cuando un artista firmaba una falla de especial sólo hacía ese proyecto durante todo el año; hecho impensable hoy día, ya que la crisis obliga a los talleres a hacer más fallas para poder llegar al mismo presupuesto en un ejercicio.

Los tiempos han cambiado, y ya no sirve quedarse en el taller esperando a que llamen a la puerta las comisiones porque las fallas tienen “memoria corta”; nadie se acuerda de las glorias pasadas. El mundo fallero se ha vuelto más empresarial, se trata de vender el producto, y si por suerte cuentas con alguien que te ayude a promocionarte, el artista sube como la espuma.

La crisis obliga a aprestarse el cinturón, y hay comisiones que se aprovechan de esta coyuntura económica pidiendo “más por menos”, algo insostenible para los talleres. También puede darse el caso de haber apalabrado un proyecto y a las dos semanas quedarte sin firmarlo porque la falla haya encontrado una propuesta más económica; esto es un privilegio que se conceden las propias comisiones porque si el artista se dedicara a tomar esas decisiones, su imagen se vería afectada y perdería contratos a largo plazo.

El riesgo, atrevimiento y excelente acabado de sus fallas, le convierten en uno de los mejores artesanos de la actualidad. Prueba de ello es el interés que muestran por él numerosas comisiones de nuestra comunidad y hogueras alicantinas.

Mesado es sinónimo de buen hacer. Así lo demuestra su trayectoria profesional que le ha visto plantar en las mejores secciones, incluida la especial, con extraordinarios resultados tanto en monumento como en ninots presentados a la exposición.

Y es que en sus 30 años de trayectoria profesional pueden contabilizarse alrededor de 130 trabajos realizados entre fallas, hogueras y trabajos de carpintería artística.

Mesado es un trabajador nato, humilde y con buenas ideas que ha logrado 78 premios de 80 fallas plantadas. En 18 ocasiones ha conseguido el primer premio, en 13 ocasiones el segundo y en otras 13 ocasiones el tercero, a lo que hay que añadir 32 premios de Ingenio y Gracia, de los cuales 9 primeros, 8 segundos y 7 terceros.

Todo ello en las más altas categorías, 3 han sido en Sección Especial (1987 y 1988 para la Falla Ferroviaria, 2001 en Malvarrosa-Ponz Cavite) y 29 en la Sección Primera A. También ha colaborado en la ejecución de la falla del Ayuntamiento en una de sus escenas y además de Hogueras y otros trabajos alternativos en decoraciones y colaboraciones con otros artistas.

En las Fallas del 2007 el artista Paco Mesado logró desbancar a otro veterano artista en la categoría de plata de las fallas, logrando el primer premio con una acertada composición que rendía homenaje al dibujante Francisco Ibáñez, un proyecto realizado para la Falla Duque de Gaeta-Pobla de Farnals.

Entre los referentes de Paco Mesado destacan las figuras de Mollá, porque ha sido quien le ha marcado el camino; Juan Huerta, a pesar de no haber podido conocer al artista en activo; y Julio Monterrubio, por su excelente forma de trabajar.

Mesado es un artista en constante evolución, un profesional que ha sabido ir adaptándose a las nuevas exigencias y demandas del mercado; tanto es así, que sus más de 50 moldes de cartón están almacenados en el taller por la introducción del corcho como nuevo material. Este material ha permitido realizar volúmenes más grandes, pero Mesado señala que los artistas no han sabido explotar todas las ventajas que aporta este material.

El taller de Paco Mesado está en constante evolución. El artista asegura que puede aportar lo mismo que un joven artista porque está rodeado de jóvenes en su taller, como Paco Mesado hijo y Paco Burgos.

Como asignatura pendiente en su amplia trayectoria profesional Mesado señala la plaza de San Vicente-Periodista Azzati porque es la única plaza de Primera en la que no ha tenido el gusto de plantar. Es una plaza céntrica y emblemática de la ciudad de Valencia, y Paco destaca el emplazamiento como un lugar apetecible para trabajar.

El artista afirma que una idea no se puede plasmar en cinco minutos, y el hecho de plasmar cuatro trazos en un papel es una cosa muy sufrida, que no se ajusta a la realidad; por ello considera que las comisiones no pueden exigir un boceto a priori porque los profesionales son mucho más que “un papel mojado”. Un artista fallero viene avalado por su carrera profesional, por los trabajos realizados y plantados, no por un dibujo plasmado en un papel.

Paco ha participado en el programa formativo de “Aprendices de Artistas Falleros” acogiendo a un alumno en prácticas, y está encantado con la experiencia; de hecho, si pudiera contratar a este joven en su taller lo haría gustosamente, pero la situación económica no ayuda a favorecer ninguna contratación extra en el taller.

NEREA GÓMEZ