Sevilla - Dénia

Presidente Carlos Galiana Lloréns
Fundada en 1913
En 12 Años más de 100 fallas

José Acebes, piensa en verde

Un joven natural del Barrio de Ruzafa que empezó cuando tenía poco más de 20 años a hacer fallas y, en la actualidad, es todo un maestro.

Mar, 03/07/2012 - 22:50

José Acebes comenzó a hacer fallas hace unos doce años, siendo un chaval, como un hobby haciendo las fallas en su casa. Pero poco a poco fue conociendo el mundo de las fallas, que era el que le apasionaba a pesar de que por aquel entonces no era fallero.

En aquella época, poco a poco empieza a moverse por la Ciudad Fallera hasta que al final logra formar parte del taller de Carlos Villeta, en el que permaneció durante un año y tuvo la oportunidad de nutrirse de más conocimientos y mayor experiencia. Al año siguiente, asume el reto de montar su propio taller y realiza su primera falla infantil en solitario.
Su primera falla la firmó para la localidad de la Vall d´Uixó por mediación de una falla pequeñita que realiza para una guardería y se puso en contacto con ellos.

“La verdad es que llegar a este  mundo es un poco complicado porque si no te conocen,  no dejas de ser un desconocido en este mundillo, pero con mucha constancia y trabajo llegué a conseguir realizar mi primera falla y que todo el mundo pudiera ver mi trabajo”, expone Acebes.

En su segunda año, repite falla para la Vall d’Uixó y planta sus primeras fallas en Valencia en la plaza del Mercado de Ruzafa, en Carteros y en Sevilla-Denia. De hecho, el primer año que realiza la falla para la comisión de Sevilla-Denia se apunta a la comisión, y desde entonces, realiza la falla en esta comisión hasta que el pasado año dio el salto y realizó tanto la falla grande como la infantil. No le debió ir muy mal y la experiencia debió de ser gratificante ya que este año realiza dos fallas grandes; se ha atrevido a presentar un proyecto muy peculiar para Sevilla-Denia y también ha firmado con la Falla Marqués de Caro – Dr. Cherri, donde espera estar a la altura.

De todas las fallas plantadas, la que mejor recuerda es una que hizo para la comisión de Sevilla-Denia hace un par de años, “la verdad es que fue una delicia de falla infantil”.

“Este año realizo 2 fallas grandes y 10 infantiles”

La idea del proyecto de la falla grande de Sevilla-Denia viene de la mano de su presidente, Carlos Galiana, quien después de comunicarle que contaban con él para la realización de la falla grande para las Fallas del 2013, le sugirió una idea para que la llevara a cabo, respetando el estilo del artista pero con el aliciente de pintar toda la falla de color verde; de manera que, tanto las escenas como la temática jugaran con la palabra verde, elaborando escenas graciosas, con picardía y simpáticas.

En un primer momento, José Acebes rechaza la idea porque no termina de ver claro el proyecto, pero conforme van pasando los días y van madurando la idea, el proyecto no parece tan descabellado. Es cierto que se trata de un proyecto arriesgado, y como la vida misma es cuestión de ir superando retos… Acebes se lanza a la piscina y acepta el reto.

“A priori el proyecto era arriesgado pero finalmente acepté la idea y dije que o hacía la falla verde o no la hacía”

Tanto es así que se ha volcado de lleno en el proyecto y va a ser la falla más alta que Acebes haya hecho  hasta el momento; tendrá unos 12 metros de altura y llevará una gama de hasta 70 tonalidades de verdes diferentes, presentando una gama de color verde realmente impresionante.

El artista no se había imaginado que podría acabar haciendo una falla de este tipo porque, la verdad, es que cada año piensa en hacer fallas diferentes pero nunca se le hubiera ocurrido hacer una falla tan verde, original y creativa. Es consciente de que plantea una falla arriesgada con la que o triunfas o puedes ir al último puesto, pero José Acebes invita a la gente a que vaya a ver la falla plantada para que comprueben in situ la idea que han querido plasmar.

Con una docena de fallas que hacer en sus espaladas, la falla que le presenta mayor inquietud es la falla verde porque siente que va un poco a la aventura, por tratarse de un proyecto diferente ya que nunca había hecho algo de ese tipo.

Al mismo tiempo, Acebes confiesa que “Siempre he tenido ilusión de hacer fallas, y de hecho, con ilusión y trabajo lo he conseguido; pero nunca me esperaba llegar a los 32 años de edad, con un taller propio y trabajando de la forma en que lo estoy haciendo. Uno se pone metas, y entre ellas se encuentra la de poder llegar a plantar en la Sección Especial Infantil. Si con esfuerzo y motivación he llegado hasta donde estoy, ¿por qué no?”.

Acebes desvela otro de sus retos, llegar a plantar en la sección de oro infantil, aunque sabe que debe seguir creciendo poco a poco para llegar a alcanzar su objetivo. De momento, se plantea el hecho de ir quitándose fallas infantiles (las de menor presupuesto) para ir cogiendo fallas grandes que le permitan completar el presupuesto del taller.

“Me gustaría hacer una falla que nunca hubiera militado en Especial y plantar yo en esa categoría, como por ejemplo, mi falla, Sevilla-Denia; aunque para mí cualquier plaza sería buena”

Para Acebes la idea de poder plantar una falla en Especial, en una plaza que nunca haya alcanzado esta sección, multiplica su motivación porque considera que hay un incentivo por parte de la comisión que se estrenaría junto a él en la categoría de oro. Y es que “la ilusión une y motiva, logrando que el trabajo se realice con mayor dedicación”.
Aunque por otra parte, reconoce que el hecho de poder plantar en plazas como las de Convento Jerusalén, El Pilar o Na Jordana es una idea igualmente atractiva porque se trata de plazas emblemáticas. E igualmente tampoco descartaría plantar la falla municipal, más adelante, si tuviera ocasión.

Otra de sus asignaturas pendientes sería volver a Alicante porque Acebes sólo ha tenido la oportunidad de poder plantar allí una vez; aunque reconoce que las comisiones en Alicante no se encuentran en un buen momento económico, pero en cualquier caso, haría una hoguera si se le presentara la oportunidad.

Entre sus referentes destaca la figura de Julio Monterrubio, y confiesa que es su ídolo dentro de los artistas falleros porque para Acebes es un genio y lo recuerda desde que era pequeño. Asimismo destaca el trabajo de Paco López por ser muy bueno y un gran decorador e indica que es una lástima que ahora no pueda plasmar sus trabajos en las plazas, aunque espera que su retirada no sea para mucho tiempo.

Bajo su punto de vista, las fallas han evolucionado muchísimo desde sus inicios ya que, en estos momentos, no tiene nada que ver la forma de realizar el modelado ni la pintura; hoy en día se ha creado la tendencia de apostar por las líneas rectas, todo es más estilizado y actual. “De todas formas, es cierto que cada artista tiene su propio estilo, y algunos evolucionan más que otros, porque también hay artistas que siguen modelando tal y como lo hacían hace 10 años”, añade Acebes. “Yo cada año intento evolucionar, mejorar, superarme a mí mismo; y ahí están los resultados. Espero que las comisiones sigan confiando en mí y sigan contratándome”.

El artista señala que comienza un año de ensueño, pese a la situación económica actual que estamos sufriendo, y espera que todo salga bien. Más que importarle los premios que pueda conseguir, que serían bien recibidos, lo que realmente le preocupa a Acebes es que las comisiones queden contentas y satisfechas con el trabajo realizado, porque considera que a lo largo de sus 12 años de profesión ha sido contratado por su trabajo, más allá de los premios que haya obtenido.

J.GONZÁLEZ