Compartir

Un año más, el complejo de Turismo Rural y de Ocio Calvestra ha sido el escenario elegido por los componentes de os jurados para iniciar las pruebas con las niñas y señoritas que optan a ser las máximas representantes de las Fallas 2018.

Fotografías: Armando Romero

El sábado fue el turno de las candidatas infantiles y el domingo el de las mayores.

Visitar Calvestra es sinónimo de risas y diversión. Algo necesario en un proceso en el que los nervios están a flor de piel por querer cautivar al jurado y poder alcanzar el sueño de estar entre las “13”. Mientras las niñas y señoritas se divertían los siete miembros del jurado prestaban atención a sus reacciones y forma de “conectar” entre ellas, algo básico para el futuro grupo que convivirá durante todo un año, compartiendo momentos inolvidables y una apretada agenda, por lo que la buena sintonía entre las candidatas elegidas es vital.

¡Ánimo y suerte!