Compartir

La concejal de Cs Amparo Picó: “Quien rehusa a presidir la asamblea de presidentes no es digno de presidir JCF”

La concejala de Ciudadanos Amparo Picó ha acusado hoy en el Pleno del Ayuntamiento de Valencia al concejal de Cultura Festiva y presidente de la Junta Central Fallera (JCF), Pere Fuset de ser “un nefasto gestor de las Fallas de Valencia por querer imponer sus intereses partidistas a los del colectivo fallero”.

“Lo único que ha demostrado es gestionar las fiestas falleras desde la imposición y en función de una minoría, nunca de la gran mayoría de los falleros”, ha añadido Amparo Picó, tras exigir el grupo municipal Ciudadanos en el Pleno a Joan Ribó que cese a Fuset de sus funciones.

La concejala Picó ha declarado: “La decisión de Fuset de dejar de presidir las reuniones del pleno y de la asamblea de presidentes ha sido la gota que ha colmado el vaso de los falleros, a los que ha dejado de lado acusándoles de ser los causantes de los problemas que ha generado el propio Fuset. Quien rehúsa presidir la JCF es indigno de ser su presidente. Ya empezó su mandato incumpliendo sus acuerdos con la Interagrupación de Fallas con el tema de la subvención de iluminación, que ocasionó grandes perjuicios a las comisiones falleras, y, así, ha seguido desgobernando y malgestionando las Fallas, saliendo de un charco y metiéndose en otro”.

En esta línea, Picó ha dicho: “Estamos ante un nefasto presidente de la JCF porque, desde el minuto uno, ha hecho caso omiso a las consideraciones del colectivo fallero, ha incumplido la Ley de Transparencia por no publicar los contratos menores del organismo fallero, ha provocado una notoria crisis en la JCF, destituyendo al secretario general y no renovando su confianza en dos vicepresidentes y varios delegados de área”.

“Además, parece que Fuset está batiendo récords en firmar contratos menores en el área de Cultura Festiva, cuya cifra, a fecha de hoy, asciende a 2.611.874 euros, y eso, sin contar con los no publicados del organismo fallero”, ha añadido Amparo Picó.

“El origen de la última discrepancia ha sido la polémica e improcedente encuesta fallera incluyendo preguntas sobre signo político, religioso e intención de voto denotando un claro fondo político y ocasionando una gran polémica e indignación entre el colectivo fallero”, ha indicado la concejal de Cs.

La edil de Ciudadanos ha declarado: “Para colmo de los colmos, ha demostrado una actitud, tan cobarde como irresponsable, al no dar la cara ante el colectivo fallero para no responder y justificarse por su nefasta gestión y, teniendo la desfachatez de culpar a la Interagrupación de Fallas de ser la causa de todos los problemas que, él mismo, ha generado en detrimento de las Fallas a lo largo de estos dos años”.