Félix Crespo: del ‘Dream Team’, según Fuset, al ‘Disaster Leader’.

0
361

Félix Crespo: “4 proyectos en tres años, es indudablemente no tener proyecto”

“El reprobado concejal Fuset que sigue sin asumir sus responsabilidades, arrastra numerosas renuncias y ceses de varias directivas, un Secretario General, varios delegados, secretarios de delegación y varias delegaciones desmanteladas cuyo personal ha sido completamente destituida”

“El alcalde y presidente nato de JCF Ribó debe ejercer su autoridad, coger las riendas y forzar a Fuset, a asumir responsabilidades de una vez por todas, por la nefasta gestión durante estos tres años, en los que ha estado más ocupado y preocupado por su imagen y las redes sociales para impulsar su carrera política en 2019 que por la gestión de las Fallas”.

El concejal del grupo municipal Popular, Félix Crespo, tras conocer la cuarta composición de la directiva de Junta Central Fallera para el próximo ejercicio fallero, ha realizado una valoración sobre lo que han sido estos “tres años de inestabilidad orgánica y gestión polémica en el órgano autónomo Junta Central Fallera”.

“La ‘hoja de ruta’ de Fuset está marcada por la inestabilidad orgánica que es el reflejo de la ausencia, tras tres años, de un proyecto convincente y consolidado de lo que se quiere para la fiesta y el colectivo fallero. Ha convertido a la Junta Central Fallera en un laboratorio de experimentos, en cada ejercicio fallero, sin ningún criterio y sólo guiado por la obsesión enfermiza de borrar cualquier huella del PP y por la voluntad de politizar el ente y la fiesta”, ha señalado Crespo.

INESTABILIDAD ÓRGANICA ENQUISTADA

Crespo ha manifestado que “la ausencia de un proyecto definido para las fiestas de esta ciudad, tanto en JCF como en la concejalía se evidencia en la inestabilidad orgánica permanente del personal que es periódicamente nombrado y cesado, cuyo resultado ha sido la creación de un mal ambiente dentro de la familia del colectivo fallero afectando negativamente en el ánimo de las personas que trabajan desinteresadamente por la fiesta”. Se demuestra que en tres años ha nombrado cuatro directivas diferentes en el órgano autónomo, ha cesado a un Secretario General y han dimitido tres delegados, los responsables de Juntas Locales, Festejos y Medios de Comunicación, que en este caso sólo permaneció cuatro meses, baja que nunca se cubrió con ningún componente, dejadez o falta de candidatos al no generar el proyecto ningún tipo de interés ni atractivo. Así como la dimisión del secretario de la Delegación de Falla y la destitución de todos los miembros de varias delegaciones, como la de Publicaciones y Juntas Locales.

“Lo más grave y lo que demuestra una irresponsabilidad política y la falta de sensibilidad más absoluta, es que Fuset esté provocando, por renuncia o cese, el que se sacrifiquen a personas cualificadas y con curriculum fallero, por su sectarismo político e ideológico y un profundísimo desconocimiento de la realidad y de las personas que mucho antes de que el llegara ya habían conseguido que esta fiesta fuera Patrimonio de la Humanidad”, ha añadido Crespo.
Crespo ha invitado a la reflexión a Fuset para que “se cuestione el porqué le han dimitido miembros de sus directivas y delegaciones, en plena celebración de las dos últimas semanas falleras de 2017 y 2018 y que ha intentado ocultar, por cierto, con poca suerte”.

RETRATO DEL PRESIDENTE DE JCF

Crespo ha manifestado que “el rasgo más definitorio y clarificador que retrata la personalidad de Fuset, es que nunca ha tenido ni una sola palabra de reconocimiento y defensa, incluso en temas polémicos, hacia los falleros que ha cesado o han renunciado, cuando en su momento fueron anunciados como fichajes ‘estrella’ y al final tuvieron que salir por la puerta de detrás”.
“El presidente Fuset siempre opta por la vía más corta, fácil y cobarde, cesar a los colaboradores por el nombrados y que ha utilizado como escudos humanos para no asumir las responsabilidades que durante tres años ha intentado evadir. Resguardándose de las críticas dirigidas hacia él, para que no le salpicara ningún tema mediático y estar así protegido ante los problemas que sólo él ha generado”, ha añadido Crespo.

Crespo ha recordado que “otro rasgo significativo que ha caracterizado su gestión es la de no testear a priori los nombramientos que realiza y el último ejemplo ha sido el de la vicepresidenta saliente de protocolo, que declaró a una plataforma digital hace escasas semanas, que ‘esto de Junta no va conmigo. Junta Central Fallera me ha quitado mucho tiempo y no me ha compensado’, en una manifiesta declaración de intenciones, en contraposición a lo que debería ser un servicio voluntario y altruista a la fiesta”.

POLITIZACIÓN DE JCF Y LA FIESTA

Crespo ha añadido que “son continuas las quejas trasladadas en privado por parte de los miembros del propio órgano, en el sentido de que ‘no se estaban haciendo las cosas bien, que no se les dejaba trabajar y que nunca habían visto tanto grado de politización dentro de la Junta Central Fallera, sus órganos y en la propia fiesta como en estos tres años’, y no parece que el problema sean falleros que llevan dedicados a la fiesta desde hace décadas de forma altruista, sin entender de colores políticos, y que han sido cesados o han dimitido”.

“Y no se augura un cuarto año más tranquilo ni menos politizado por la cercanía de las elecciones. Es conocido y reconocido por los propios interesados que las últimas incorporaciones llegan con el carnet de afiliación de Compromís y quien dirige el ente desde fuera es la Sectorial de Fiestas de Compromís”, ha añadido Crespo.

TERCERA Y CUARTA DIRECTIVA

Félix Crespo ha recordado que el 12 de mayo de 2017, quiso expresar el apoyo con estas palabras a la directiva anterior, ‘mi felicitación sincera a la nueva Junta Directiva para el próximo ejercicio, que a la mayoría de miembros conozco de hace tiempo, deseándoles toda suerte de éxitos, que también lo serán para el colectivo fallero y la fiesta. Y espero que el presidente Fuset les deje trabajar y su experiencia se prolongue más allá de un año’. “Hoy 16 de abril de 2018, quiero trasladar mi profundo respeto y ánimo a la nueva directiva, en este último año de mandato, que seguro dedicarán todo su esfuerzo, conocimiento, tiempo y sentimiento por las fallas, a una institución y un colectivo que consigue hacer realidad la fiesta más grande del mundo”, ha expresado Crespo.

ALCALDE Y GRUPO MUNICIPAL SOCIALISTA

Crespo ha instado al alcalde y presidente nato de JCF, Ribó, “a que no mire para otro lado ni permanezca más tiempo en silencio e inste a Fuset, el autor del “error garrafal” a adoptar las responsabilidades que como concejal y presidente del órgano debe asumir y no utilizar a directivas para protegerse y desviar las críticas que sólo son única y exclusivamente responsabilidad de él. En relación al Grupo Municipal Socialista, que expresó su malestar con el nombramiento de la primera directiva en junio de 2015, al no poder colocar a ningún vicepresidente en el órgano autónomo, tres años y cuatro directivas después no han sabido y no han podido colocar a ninguno, según ellos, de ‘sus falleros socialistas’ en el organigrama de Junta Central Fallera, evidenciando el poco peso que tienen en el tripartito y en las fallas en particular”.