Compartir

Crespo “40 euros por persona costó el menú para 47 comensales, un 38% más con respecto al año pasado”.

El concejal del Grupo Popular, Félix Crespo, tras comprobar que el servicio de Protocolo dependiente directamente de alcaldía lleva mañana a la aprobación de la Junta de Gobierno Local el reconocimiento de la obligación del pago de dos facturas correspondientes a la última cena de nochevieja, ha recordado que en 2015 la cena costó 1.408 euros para 32 comensales, en 2016 el importe fue de 1.496 euros con 34 comensales, y la cena organizada este año fue para 47comensales con un coste de 2.068 euros.”

Por tanto, ha explicado Crespo, “el gasto ha aumentado 572 euros en relación con el año pasado, lo que ha situado el coste medio por comensal durante los tres años en 40 euros”.

“Es curioso que el primer año la factura fue presentada con todo lujo de detalle en relación al desglose de platos, bebidas y postres servidos, y tras las denuncias de este grupo municipal el primer año, hemos comprobado que en las dos últimas facturas solo se refleja el importe total sin desglosar lo suministrado”, ha añadido Crespo.

También ha manifestado que se ha comprobado una circunstancia curiosa que el mismo día y a la misma hora se presentan las dos facturas “una factura de 32 comensales por importe de 1.408 euros y consta otra factura con el concepto ‘ampliación’ de 15 comensales más por un importe de 660 euros, que totaliza 2.068 euros para 47 comensales lo que supone como indica la factura, un importe de 40 euros por cada invitado”.

“Fuset debe explicar por qué se pasan estos gastos al Servicio de Protocolo, dependiente de alcaldía, como si fueran gastos de representación, ya que hemos comprobado que a la cena asisten, como así ha sido en los tres años, concejales y asesores del equipo del gobierno tripartito y los proveedores de los servicios contratados para esa noche”, ha indicado Crespo.

Crespo ha señalado que se evidencia que “es una cena organizada por ellos y para ellos, de la que no han sido informados, con total oscurantismo, los grupos de la oposición, cuando la misma es sufragada con dinero público municipal. Con respecto a los proveedores y técnicos, el Consistorio no debería pagar la cena a trabajadores de empresas que son contratadas para prestar servicios, ya que son las propias empresas las que deberían hacerse cargo de la manutención de sus empleados”.

Para finalizar Crespo ha manifestado que “con este tripartito y en particular con el concejal Fuset, cada día nos vamos enterando de gastos no contabilizados cuando anuncian el evento y su presupuesto y lo que es más grave con informe posteriores del interventor acusando de cometer irregularidades administrativas, en este caso un gasto de alcaldía, que para su regularización tiene que enviarse a la Junta de Gobierno al no haberse fiscalizado con anterioridad”.