Compartir

A las 14:00 se concentraban en la catedral de la pólvora miles de valencianos, visitantes y falleros para asistir a la tercera jornada de mascletás del ciclo fallero.

Hoy era el turno de la pirotecnia Alpujarreña, fundada en 1890, vienen desde Ugíjar, Granada, para deleitar los sentidos de todos los presentes.

En el balcón se reunían las Cortes de Honor, Pere Fuset, Joan Ribó y diferentes invitados, representantes de fallas de la ciudad y en esta ocasión, José Luis Ábalos, Ministro de Fomento; y Santiago Posteguillo, escritor valenciano y Premio Planeta 2018. Por su puesto, no podían faltar Marina Civera y Sara Larrazábal, Falleras Mayores de Valencia. En esta ocasión la orden ha sido dada por Marina y dos compañeras de su Corte: Raquel Avívar y Ana Ebri.

Los de Alpujarreña han ofrecido una mascletà de planteamiento clásico pero incluyendo efectos digitales y una distribución novedosa, comenzando la mascletà desde ambos extremos y localizando el terremoto final en el centro de la plaza.

Han comenzado con su ya famoso Martillo de Thor, unos golpes de trueno secos e imponentes, que se han combinado con la participación del público mediante unos aplaudidores hinchables que se han repartido previamente. Las secuencias digitales han combinado disparo aéreo y terrestre, y ha acabado con un terremoto largo y un bombardeo intenso y un golpe seco final.

Este espectáculo épico ha removido las emociones del público, que ha ofrecido una merecida ovación a los maestros pirotécnicos.

Fotografías: Armando Romero