Compartir

Junta Central Fallera explica las causas y las consecuencias producidas por la renuncia por parte de la empresa adjudicataria de dos lotes de confección. Entonces, la entidad afirma que ya se ha tramitado el inicio de un nuevo procedimiento administrativo. Además, JCF ha manifestado que:

“Junta Central Fallera, como Organismo Autónomo Municipal del Ayuntamiento de Valencia, está sujeto a las leyes estatales de Contratación del Sector Público y a sus recientes modificaciones. Es por eso que en determinados casos -por factores como por ejemplo la cuantía o la periodicidad- Junta Central Fallera no puede seleccionar proveedores por criterios subjetivos como puede hacer un particular o una entidad privada sino que debe de realizar licitaciones abiertas a la libre concurrencia de entre las empresas que acreditan objetivamente los requisitos marcados por ley y los requisitos técnicos específicos marcados a los pliegos.

Así, en el caso de la indumentaria oficial de las Falleras Mayores de Valencia y sus Corts de Honor, Junta Central Fallera realizó un proceso de licitación pública -compuesto por varios lotes debidamente publicitados en la plataforma de Contratación del Estado- para proceder a una contratación con criterios objetivos y automáticos entre las empresas presentadas que en condiciones de igualdad acreditan aquello establecido en el marco de la ley del sector público y se comprometen a cumplir aquello establecido en detalle en los pliegos. Este proceso de licitación -debidamente visado legalmente- contó con la participación de varias empresas y estuvo finalmente resuelto de acuerdo con la comprobación previa de los requisitos legales necesarios y la oferta económica de cada una de ellas en los diversos lotes.

El pasado lunes, la empresa adjudicataria de los lotes 3 y 4 -referentes a la confección de los trajes- comunicó oficialmente por escrito su renuncia voluntaria a los contratos alegando motivos de salud sobrevenidos que -en opinión de la empresa- podrían impedir la realización de los trajes con la calidad que se merecen las máximas representantes de la fiesta. Una renuncia que Junta Central Fallera aceptó y valoró como un honesto ejercicio de responsabilidad por parte de la empresa que agradece puesto que salvaguardia el interés de la fiesta y de sus representantes y que permite a JCF actuar con máxima celeridad y dentro del marco de la ley.

Ante la renuncia de la empresa adjudicataria, y con el objetivo de garantizar con agilidad que las Falleras Mayores de Valencia y sus Corts disponen de la indumentaria oficial en el tiempo y forma deseados, Junta Central Fallera ya ha tramitado administrativamente l´inicio del procedimiento más ágil que se prevé a la ley en estos casos.

Así, a día de hoy, Junta Central Fallera ya ha iniciado los expedientes legales para el conocido como “procedimiento negociado sin publicidad por trámite de urgencia” recorriendo, además, a las otras empresas que en su día participaron de la licitación de los lotes 3 y 4 ahora vacantes. Un procedimiento que, como cualquier tramitación administrativa, necesita de un tiempo mínimo y que en todo caso garantizará disponer de la indumentaria en tiempo y forma. Los nombres de las empresas adjudicatarias solo podrán ser comunicados oficialmente una vez se finalizan los trámites legales ya iniciados, hecho que se espera poder agasajar en los próximos días.

Desde JCF queremos desear una pronta recuperación en la salud de la indumentarista afectada así como agradecer su responsabilidad ante una difícil decisión y la generosidad de todas las empresas del sector que se han interesado para ofrecer su colaboración”.

Un comunicado que intranquiliza a los falleros por el poco de tiempo que quedan para confeccionar 52 trajes de fallera para las máximas representantes del mundo fallero 2020.