Compartir

La empresa de la Vall d’Uixó inaugura el calendario de disparos en la plaza del Ayuntamiento.

Las Falleras Mayores de Valencia han cumplido con la liturgia marcada para dar comienzo a la mascletà del 1 de marzo, marcada por el buen tiempo y buen ambiente fallero en la catedral del fuego de la ciudad.

La pirotecnia Peñarroja ha iniciado el ciclo fallero propiamente dicho con una mascletà clásica, tremendamente ruidosa, cuyas únicas concesiones al color han sido unos truenos naranjas con los que ha querido rendir homenaje a la naranja valenciana.

Peñarroja, que lleva 23 años disparando el día 1 de marzo, ha preparado una mascletà tradicional con 120 kilos de pólvora que ha comenzado despacio y ha ido creciendo hasta llegar a la apoteosis final.

La empresa pirotécnica ha querido rendir homenaje a Valencia utilizando truenos naranjas que han dibujado la Senyera en el cielo.